El ilimitado poder de las malditas drogas

El poder económico y logístico del narcotráfico es esencial y muchas veces difícil de creer. Abogados especializados y famosos se encargan de su defensa ante la ley, usan tecnologías de primer nivel tanto para la producción como para el transporte de la maldita droga, tienen “tentáculos” corruptos por todos lados y lo que no consiguen comprar con el dinero sucio, generalmente los eliminan sin más ni más..
Todos estos son aspectos que explican por qué tanto poder en cualquier parte del mundo, e incluso por qué en algunos casos los países son prácticamente dominados por estas fuerzas del mal desde la propia niñez.
Esta realidad obliga a su vez a tomar las precauciones necesarias para evitar  caer precisamente en las extensas redes del narcotráfico.
El director Nacional de Policía, Julio Guarteche, se entrevistó recientemente con la Unidad de Comunicación del Ministerio del Interior y habló sobre el crimen organizado y narcotráfico en Uruguay. El jerarca dijo que se necesita “una herramienta fundamental” para combatir esos delitos:  “Jueces y fiscales especializados, para que podamos tener una correspondencia en el sistema judicial que nos permita tener más agilidad a la hora de obtener órdenes de allanamientos u otro tipo de medidas contra esos grupos”.
Guarteche señaló que Uruguay no es un país productor de drogas, pero reconoce que hay grupos que “se han fortalecido”, al mismo tiempo que otros “han sido neutralizados”. En esta línea, dijo que la tarea nunca termina. “Cada vez que neutralizamos a alguien siempre surge un próximo objetivo”.
El director de Policía comentó que detrás de las rapiñas, los homicidios y los ajustes de cuenta, está la droga. “No la droga con grandes cargamentos, sino que generalmente, el microtráfico”. Y agregó: “Lo que estamos tratando de neutralizar es la importancia que tiene el tráfico y el consumo de drogas en el fomento de otro tipo de delitos”.
Seguramente que hay mucho campo aún para avanzar y ajustar en materia de represión y sobre todo de prevención de la droga en el país, lo más importante es dar con las herramientas adecuadas para evitar que estos señores del mal se enquisten en nuestra sociedad.
Aún cuando se quiera desviar la atención del tema, hay que asumir que la droga, el tráfico, consumo y todo lo que a ella concierne es el principal problema de nuestros días y si queremos mejorar las condiciones de vida en nuestra comunidad debemos de declarar una guerra frontal a esta plaga.
Alberto Rodríguez Díaz.

El poder económico y logístico del narcotráfico es esencial y muchas veces difícil de creer. Abogados especializados y famosos se encargan de su defensa ante la ley, usan tecnologías de primer nivel tanto para la producción como para el transporte de la maldita droga, tienen “tentáculos” corruptos por todos lados y lo que no consiguen comprar con el dinero sucio, generalmente los eliminan sin más ni más..

Todos estos son aspectos que explican por qué tanto poder en cualquier parte del mundo, e incluso por qué en algunos casos los países son prácticamente dominados por estas fuerzas del mal desde la propia niñez.

Esta realidad obliga a su vez a tomar las precauciones necesarias para evitar  caer precisamente en las extensas redes del narcotráfico.

El director Nacional de Policía, Julio Guarteche, se entrevistó recientemente con la Unidad de Comunicación del Ministerio del Interior y habló sobre el crimen organizado y narcotráfico en Uruguay. El jerarca dijo que se necesita “una herramienta fundamental” para combatir esos delitos:  “Jueces y fiscales especializados, para que podamos tener una correspondencia en el sistema judicial que nos permita tener más agilidad a la hora de obtener órdenes de allanamientos u otro tipo de medidas contra esos grupos”.

Guarteche señaló que Uruguay no es un país productor de drogas, pero reconoce que hay grupos que “se han fortalecido”, al mismo tiempo que otros “han sido neutralizados”. En esta línea, dijo que la tarea nunca termina. “Cada vez que neutralizamos a alguien siempre surge un próximo objetivo”.

El director de Policía comentó que detrás de las rapiñas, los homicidios y los ajustes de cuenta, está la droga. “No la droga con grandes cargamentos, sino que generalmente, el microtráfico”. Y agregó: “Lo que estamos tratando de neutralizar es la importancia que tiene el tráfico y el consumo de drogas en el fomento de otro tipo de delitos”.

Seguramente que hay mucho campo aún para avanzar y ajustar en materia de represión y sobre todo de prevención de la droga en el país, lo más importante es dar con las herramientas adecuadas para evitar que estos señores del mal se enquisten en nuestra sociedad.

Aún cuando se quiera desviar la atención del tema, hay que asumir que la droga, el tráfico, consumo y todo lo que a ella concierne es el principal problema de nuestros días y si queremos mejorar las condiciones de vida en nuestra comunidad debemos de declarar una guerra frontal a esta plaga.

Alberto Rodríguez Díaz.