El manoseo político juega a favor de la plaga

Aunque al hombre común sólo el nombre de la plaga “Leishmaniasis”, le rechina y le cuesta familiarizarse con él, esta plaga es la que mayor amenaza representa para la población salteña en estos momentos y sobre todo, la que tiene un costo afectivo muy diferente.
Si bien hoy las voces parecen haberse alineado en cuanto a la realidad que se vive y la mejor forma de hacerle frente, en principio hubo voces absolutamente irresponsables e imprudentes que manosearon la cuestión y pretendieron manejarlo políticamente.
No nos duelen prendas al decirlo porque hace más de una década que lo venimos diciendo en estas columnas. Hay aquí responsabilidades de muy larga data. Basta para ello saber que la aplicación del decreto de tenencia responsable de los animales, cuya aplicación se exige, data del 2004, cuando el país era gobernado por el Dr. Jorge Batlle y en el departamento se estaba llegando al final del tercer período de gobierno del Esc. Eduardo Malaquina.
Pero no se trata de politizar un tema estrictamente sanitario, porque sólo lo podrían hacer quienes no entienden un ápice de las situaciones de emergencia.
No se trata de buscar responsables de esta omisión que han mantenido uno tras otro todos los gobiernos desde entonces.
Hoy se trata de enfrentar la situación y hacerlo con la mayor responsabilidad y el mayor compromiso social.
Confundir, desautorizar y pretender manosear políticamente un tema sanitario es jugar a favor de la propagación de la plaga, es ser absolutamente insensible con la salud de la gente, por más que se argumente que lo que se quiere es defenderla.
Seguramente que a nadie le resultará fácil tener que sacrificar una mascota y no es eso lo que se busca, pero llegado el caso, cuando la cuestión es entre la mascota y los niños u otros integrantes de la familia, no hay opción posible.
Si quienes pretenden sacar provecho para sus tiendas políticas, en lugar de sumarse al esfuerzo por detener al menos el riesgo existente, asumieran su responsabilidad y su compromiso social, sería más fácil y probablemente más eficiente el esfuerzo que se está haciendo.
Lamentablemente no es así y hay quienes pretenden poner piedras en el camino, para cargar las tintas contra quienes hoy aparecen como la cabeza de la cuestión, olvidando que hasta poco tiempo atrás eran quienes hoy cuestionan los que estuvieron al frente de la responsabilidad.
En fin, su pobreza intelectual probablemente no les deje ver más allá de sus narices.
Alberto Rodríguez Díaz







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...