El mundial también nos acercará riesgos

El Dengue es una de las amenazas latentes en nuestro país y particularmente en las zonas límitrofes como Salto.
Si bien hace ya muchos años que se han tomado precauciones, informando sobre las características de la enfermedad y tratando de prevenir el ingreso de la misma, lo cierto es que todos los expertos sanitarios dedicados al combate  consideran como altamente probable  la aparición  en cualquier momento.
La presencia del Aedes Aegypti, mosquito trasmisor de la enfermedad en nuestro país data de la década del 90, aunque no se  sabe si ya estaba presente antes que se lo detectara.
Luego han habido varios casos de Dengue, algunos que trascendieron al conocimiento del público y otros no. Felizmente ninguno de estos casos han sido “autóctonos”, es decir, contraídos en el país, sino “importados” por personas que estuvieron en determinado momento en el extranjero.
Ahora bien, estando presente el mosquito trasmisor y habiendo personas portadoras, solo falta que el mosquito pique a una de estas personas para que luego, al picar a otras le trasmita el virus de la  enfermedad,  una de las que causa más muertes en el mundo actualmente.
La lucha hasta el momento se ha enfrascado  en prevenir la enfermedad y lo único que puede hacerse en este sentido es tratar de disminuir los lugares que sirven como “habitat” o reservorios para la reproducción del mosquito.
La descacharrización como se denomina a la tarea se enfoca en la destrucción o eliminación de estos “cacharros” y así se llama a todo tipo de recipiente que contenga algo de agua limpia, generalmente de lluvia, donde se crian las larvas del mosquito y hasta una simple tapita de plástico puede serlo, según se ha afirmado.
Entre los cacharros más peligrosos se cuentan los neumáticos en desuso, un problema mundial, en cuanto en ninguna parte del mundo se ha logrado dar una solución total al problema, mientras los vehículos automotores siguen multiplicándose diariamente.
La cercanía del torneo mundial de fútbol, hace pensar en un intenso movimiento de personas en la  región y en estos casos el riesgo se multiplica.
Lo mejor que podemos hacer es estar atentos, hacer todo lo que esté a nuestro alcance para disminuir la población del mosquito vector e interiorizarnos de los síntomas de esta enfermedad.
En definitiva, concientizarnos debidamente del riesgo que se enfrenta para prevenirlo.

El Dengue es una de las amenazas latentes en nuestro país y particularmente en las zonas límitrofes como Salto.

Si bien hace ya muchos años que se han tomado precauciones, informando sobre las características de la enfermedad y tratando de prevenir el ingreso de la misma, lo cierto es que todos los expertos sanitarios dedicados al combate  consideran como altamente probable  la aparición  en cualquier momento.

La presencia del Aedes Aegypti, mosquito trasmisor de la enfermedad en nuestro país data de la década del 90, aunque no se  sabe si ya estaba presente antes que se lo detectara.

Luego han habido varios casos de Dengue, algunos que trascendieron al conocimiento del público y otros no. Felizmente ninguno de estos casos han sido “autóctonos”, es decir, contraídos en el país, sino “importados” por personas que estuvieron en determinado momento en el extranjero.

Ahora bien, estando presente el mosquito trasmisor y habiendo personas portadoras, solo falta que el mosquito pique a una de estas personas para que luego, al picar a otras le trasmita el virus de la  enfermedad,  una de las que causa más muertes en el mundo actualmente.

La lucha hasta el momento se ha enfrascado  en prevenir la enfermedad y lo único que puede hacerse en este sentido es tratar de disminuir los lugares que sirven como “habitat” o reservorios para la reproducción del mosquito.

La descacharrización como se denomina a la tarea se enfoca en la destrucción o eliminación de estos “cacharros” y así se llama a todo tipo de recipiente que contenga algo de agua limpia, generalmente de lluvia, donde se crian las larvas del mosquito y hasta una simple tapita de plástico puede serlo, según se ha afirmado.

Entre los cacharros más peligrosos se cuentan los neumáticos en desuso, un problema mundial, en cuanto en ninguna parte del mundo se ha logrado dar una solución total al problema, mientras los vehículos automotores siguen multiplicándose diariamente.

La cercanía del torneo mundial de fútbol, hace pensar en un intenso movimiento de personas en la  región y en estos casos el riesgo se multiplica.

Lo mejor que podemos hacer es estar atentos, hacer todo lo que esté a nuestro alcance para disminuir la población del mosquito vector e interiorizarnos de los síntomas de esta enfermedad.

En definitiva, concientizarnos debidamente del riesgo que se enfrenta para prevenirlo.