El país donde todo demora más

Bajando un día las escaleras del Gran Hotel Salto (que así se llamaba por entonces), el Dr. Jorge Batlle Ibáñez siendo Presidente de la República hizo un chiste.
Resulta que un gobernante fue informado de que el mundo se terminaba inexorablemente en pocos días.
Consultó sobre todas las opciones posibles para escapar y como finalmente se convenció de que no había la más mínima posibilidad dijo: “entonces llévenme a Uruguay”.
¿Al Uruguay, por qué? Fue la consulta del sorprendido interlocutor.
Porque al Uruguay todo llega diez años después… fue la risueña respuesta.
Lo sucedido en estos días en el centro capitalino parece darle la razón a aquel concepto.
Resulta que la Intendencia de Montevideo con buen criterio acordó con algunos empresarios para pintar y “grafitear” con muchos colores las cortinas metálicas generalmente grises que se ven en el centro de Montevideo una vez que los comercios terminan su jornada diaria y la ciudad parece deshabitada.
La obra se concretó y despertó elogios. No pasaron dos días para que las dos primeras obras aparecieran “vandalizadas” es decir pinturrajeadas con aerosoles como puede verse en muchos lugares de la ciudad.
Es más, pasados algunos días más no se salvó ninguna. Todas las cortinas fueron “vandalizadas”. Nos preguntamos, ¿a nadie se le ocurrió que esto podía pasar?
¿Obra de malentretenidos? ¿Una broma “inocente?” o lisa y llanamente gente irresponsable, gente que no tiene el más mínimo respeto por lo que de alguna manera es de todos quienes vivimos en el país.
Tanto costaba prevenir esta acción de los malvivientes. ¿Para qué existen cámaras filmadoras en el propio centro de la ciudad?
El Intendente señaló que con gusto les asignaría un lugar también para que ellos se expresaran. No, Intendente…, por mejor buena voluntad que Ud. tenga, este no es el problema. A quienes se “entretienen” arruinando los bienes ajenos no les interesa, porque se terminaría la broma. Este es el punto y por lo tanto es a nuestro entender un tema cultural, un tema que significa rechazar y condenar como corresponde a quienes tienen semejante accionar.
Lamentablemente somos el país más burocrático que podamos imaginar. ¡Cuántas cosas podrían hacerse si hubiera menos burocracia para pasar a la acción!
¡Cuántas cosas podrían evitarse con un poquito de sentido común!
Claro que esto significa agilizar muchos trámites, es decir, evitar que muchas personas traben una puesta en práctica rápida.
Esto es lo inadmisible.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...