El plástico nos está matando

Un grupo de diez científicos ha pedido a los gobiernos que declaren a los plásticos residuos peligrosos porque su acumulación amenaza con convertirse en una verdadera bomba de tiempo que pone en riesgo el futuro de toda la naturaleza sobre la tierra.
Obviamente que el poder político y el de grandes multinacionales en muchos casos más poderosas que los gobiernos mismos, han hecho oídos sordos a la advertencia y creen que estos científicos exageran, que a poco se lo propongan podrán limpiar los mares y la naturaleza misma.
Nada más errado, ellos saben que el problema es de muy difícil solución y está causando un grave daño que lejos de evitarse se sigue agravando, nada más que a una marcha más lenta. Es que quien obtiene suculentas ganancias utilizando el plástico bajo cualquier forma, no parece dispuesto a dejar de lado sus ganancias o reducirlas, porque “no le interesa” el mundo del futuro, sólo el actual y la acumulación de dinero es su único objetivo.
El tema nos retrotrae a la década del setenta, cuando se iniciaba el grupo de científicos para alertar sobre el calentamiento global. Fueron acusados de extremistas y varias cosas más. Hoy ya nadie discute la enorme amenaza que significa el calentamiento global, al punto que algunas de las poderosas naciones que se oponían a reducir sus emisiones anhídrido carbónico (establecida en el Protocolo de Kyoto) hoy están en otra posición, ya no se niegan a esta reducción, ya no niegan que de no asumirse el tema y tomar las medidas preventivas correspondientes, los cataclismos derivados del recalentamiento global serán inevitables.
Sólo en nuestra vecina Argentina, hay 3.000 vertederos a cielo abierto, con todo menos de los existentes en Brasil.
Es que hasta hoy nadie se ha tomado el tema en serio. El mentado reciclado sigue siendo más que un objetivo un elemento político más. Quienquiera que se ocupe en serio del tema tendrá que saber que no sólo se ha inutilizado la tierra de lo que antes fueron chacras fecundas, sino también las aguas del arroyo San Antonio y varias partes de la ciudad convertidas en basureros malolientes, que aportan una imagen lamentable a la ciudad.
Este caso que puede verificarse en Salto se multiplica lo largo y ancho del territorio nacional y más allá, porque no hay país en el mundo que haya logrado dominar debidamente este tema.
Nosotros también somos parte del problema y por lo tanto nuestra conducta aporta un granito de arena a favor o en contra del tema.
A.R.D. 







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...