El primer paso es asumir con humildad

Si habilitar cualquier emprendimiento, ni bloquear absolutamente toda iniciativa sin analizarla exhaustivamente, es la forma razonable y provechosa que tiene el país y los uruguayos en particular de pararse frente a todos los proyectos que puedan anunciarse.

Lamentablemente hoy vemos que no es el camino que se está siguiendo. Prácticamente frente a cada proyecto surge una reacción inmediata de oposición impulsiva. En este aspecto es necesario tener mucho cuidado, porque tratándose de temas altamente sensibles en la población es relativamente fácil “dar manija” para formar movimientos y medidas de oposición, pero no es la mejor forma de ayudar a implantar conciencia sobre estos temas.

Oponerse por oponerse, sin argumentar debidamente tras los estudios y las investigaciones necesarias, puede ser tan negativo como habilitar absolutamente todo.

Uruguay, como cualquier otra nación, en especial las más necesitadas de recursos tiene que investigar, analizar, estudiar con profundidad y seriedad, a través de los técnicos idóneos y capacitados para ello y luego debatir en los ambientes adecuados, cada una de las iniciativas y proyectos que aparecen, porque de nada serviría “un país natural”, tapado de yuyos y malezas, en el malentendido que cualquier cambio provocado por el hombre puede acarrear algún tipo de deterioro.

Sería necio, vivir en un contexto natural, inmaculado, pero con un grado de pobreza injustificado, que bien podría revertirse usando inteligentemente las posibilidades que  la misma naturaleza pone a nuestra disposición.

Sería tan lamentable como permitir que las grandes multinacionales concretaran los proyectos que sólo responden a sus apetencias económicas, sin tener en cuenta para nada el medio ambiente.

Uruguay debe mostrar inteligencia y madurez en este tema que obviamente no es privativo de gobernantes, ni de políticos exclusivamente, sino de todos los uruguayos.

Usar inteligentemente los recursos significa asegurarse que la explotación no tenga como costo el deterioro irreversible, sino un grado de preservación que no hipoteque  su existencia.

Es así tanto en flora como en fauna e incluso en materia de los recursos minerales.

Hay mucho camino por recorrer en el tema. Empecemos por saber identificar “la manija”, de lo que pueden ser las posiciones razonables e inteligentes en la materia y esto supone, obrar con la humildad y la sencillez debida para reconocer que no siempre tenemos toda la información, veraz, objetiva y debidamente chequeada que corresponde, antes de fijar posición.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...