- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

El turismo bien gestionado

Cada día, tres millones de personas hacen la maleta y emprenden un viaje turístico a un país distinto del suyo. Mil millones de personas al año, según la Organización Mundial de Turismo (OMT), que dejaron en sus destinos 1,1 billones de euros en 2015. Esta industria representa el 10% del PIB mundial, el 7% de las exportaciones globales y emplea a uno de cada 11 trabajadores del planeta. Y las previsiones apuntan que el negocio será cada vez mayor debido al consumo de estos servicios de la creciente clase media en países emergentes.
Tanto es así que los líderes mundiales de 107 naciones congregados en el I Foro Mundial de Turismo para el Desarrollo, celebrado en Pekín, observan en esta actividad una oportunidad para erradicar la pobreza, así como impulsar las economías de los países en desarrollo, preservar el medio ambiente y promover la paz.
“El turismo, bien gestionado, puede crear empleo decentes, proporcionar oportunidades de educación y ayudar a proteger el medio ambiente y el patrimonio cultural. Además de generar comprensión entre diferentes culturas”, señaló Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, en una carta leída por Wu Hongbo, subsecretario de este organismo.
El compromiso de afrontar estos retos quedó por escrito en la Declaración de Pekín que contempla, entre otras intenciones, tomar medidas políticas para favorecer “la igualdad e inclusión de minorías marginalizadas y desfavorecidas, especialmente mujeres y jóvenes”, apoyar a los pequeños comercios locales y el ecoturismo.
El Sub Secretario de Economía ha dicho en reciente disertación que anualmente llegan procedentes de China, unas 4.000 personas, mientras que alrededor de 5.000 uruguayos viajan cada año a China. Ninguna relación entre una nación que tiene una población cercana a los 1.500 millones de habitantes y los 3 millones de uruguayos, por supuesto.
Uruguay tiene en el turismo una de las industrias principales a la hora de aportar divisas al país. En Salto el aporte del turismo es aún incipiente. Si bien existen atractivos importantes, sobre todo en materia de paz, tranquilidad y sosiego, elementos hoy muy buscados a nivel mundial, diferentes aspectos hacen que la oferta de servicios turísticos no haya llegado al nivel de profesionalismo que se requiere para convertirse en un elemento trascendente en la economía local.
El turismo a nivel departamental debería de constituir una política de Estado, con objetivo y lineamientos que vayan más allá de los gobiernos de turno. Hoy vemos como existe un concepto casi pueblerino, en que cada nuevo gobierno nombra sus funcionarios y establece su “criterio”, si es que así puede llamársele y la denominada industria sin chimeneas, se bambolea hacia uno u otro lado, según quien gobierne, sin mostrar una verdadera superación de servicios.
Sería importante entender de una vez por todas que esta industria también debe profesionalizarse.