El veto al sufragio de la diáspora es un absurdo

Uno de los deberes que tienen los políticos uruguayos es el de ser realmente sinceros a la hora de los derechos de la diáspora, vale decir de los ciudadanos uruguayos que se hallan en el exterior.
Como ha sido el “ballotaje” o segunda vuelta de las elecciones nacionales, cuyo verdadero propósito ha sido posibilitar la reunión de “familias” ideológicas, es decir, una medida más destinada a tratar de impedir el acceso de la izquierda al poder en el Uruguay, y a juzgar por el resultado de las tres últimas elecciones no ha tenido mayor significación, porque han sido ganadas por la izquierda.
No vemos mal que se trate de beneficiar a las “familias” ideológicas porque de acuerdo al concepto de “gobernabilidad” tan defendido por Wilson Ferreira Aldunate, el gobierno nacional necesita tener los votos suficientes en el parlamento, para poder impulsar las medidas que entienda necesarias y esto sólo se logra si los representantes en las cámaras tienen una base común.
Lo que no vemos bien es que se trate de negar el verdadero alcance de la medida.
En cuanto a la diáspora, es decir los uruguayos que han emigrado al extranjero no tenemos duda alguna de que es otra de las medidas tendientes a impedir el triunfo de la izquierda, en la convicción de que todos los que se han ido lo hicieron disconformes con la situación del país.
Hay dos aspectos que desvirtúan esta tesis.
En primer lugar, que pese a que Uruguay es de los pocos países de América Latina que no reconoce el derecho al voto de los ciudadanos uruguayos en el extranjero, la izquierda uruguaya ha ganado ya pese a los “ballotajes” en reiteradas ocasiones, o sea que la medida ha sido absolutamente ineficaz.
En segundo lugar, la emigración de uruguayos, sobre todo jóvenes ha seguido en los últimos años, durante el gobierno de la izquierda y por lo tanto, se supone que los que se van lo hacen en disconformidad con el gobierno nacional.
Pero lo que realmente contradice el espíritu democrático del país es el hecho de que la mayoría de los uruguayos en el extranjero siguen siendo uruguayos, vale decir, ayudan a sus familiares que han quedado en este país, mediante remesas de dinero.
En cambio a la hora de votar “se alega” (para nosotros hipócritamente) que el motivo de la prohibición del voto consular o cualquier otra forma de sufragar, cuando hoy Internet facilita las cosas, es que no están en real conocimiento de la temática del país.
En pocas palabras: un absurdo innegable.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...