El voto consular

Nuestra posición con respecto a la emisión del voto consular ha sido la misma que hoy reiteramos. Entendemos que los uruguayos que por alguna razón han emigrado y generalmente lo han hecho por motivos económicos, no por eso dejan de ser uruguayos, ni son menos ciudadanos de quienes seguimos viviendo aquí. El argumento que no están debidamente informados de nuestra realidad es una falacia, máxime teniendo en cuenta los medios electrónicos que hoy son capaces de informar en tiempo real a todos quienes se interesen en informarse.
No desconocemos que el tema fue sometido a plebiscito y rechazado por la mayoría de la ciudadanía, como también ha sido invariablemente rechazado en el parlamento donde requiere una mayoría especial para ser aprobado.
Pero lejos de los mezquinos intereses políticos circunstanciales, entendemos que por justicia lo correcto sería la habilitación del voto epistolar o al menos el voto consular, vale decir en los consulados del país en el extranjero, como lo hacen prácticamente todos los países de la región.
Es más, algunas naciones prevén la participación de quienes tienen ciudadanía de su país y viven en el extranjero, pero obviamente que no establecen sanciones para quienes no voten.
El cangrejo debajo de la piedra si lo politizamos, es que quien ha emigrado es porque en su gran mayoría entiende que las cosas en el país no están bien y de allí que se tengan que ir para tratar de acceder a un mejor nivel de vida. Esto lleva a suponer que si se les habilita el voto votarán siempre a determinado partido político.
Este es el verdadero motivo por el cual importantes partidos políticos siguen oponiéndose a la habiltiación del voto de uruguayos que se hallan en el extranjero y que sólo pueden votar si vienen a hacerlo.
Esto determina que lo hagan sólo quienes están más cerca, es decir en Argentina, desde donde siempre que hay elecciones llega una importante cantidad de compatriotas a hacerlo.
Vale decir que la medida termina perjudicando a quienes no tienen recursos para venir de más lejos. Al mismo tiempo una lectura más allá de los superficial indica que poco o nada ha incidido esta prohibición en los resultados de los últimos tres comicios en el país, dado que se supone que quienes están en el extranjero vendrían a votar atraídos por los tiempos de cambio prometidos por el Frente Amplio, fuerza que de todas formas ha ganado reiteradamente las últimas elecciones.
Esto indica que la prohibición no ha dado resultdo alguno y sin embargo se sigue promulgando, en una actitud para nosotros absurda, porque es considerar que hay uruguayos de primera, que pueden ejercer sus derechos ciudadanos y uruguayos de segunda, que no están considerados aptos para hacerlo.
¡Lamentable!
Alberto Rodríguez Díaz







El tiempo


  • Otras Noticias...