En el buen camino

Este año las máximas autoridades de la Educacion han iniciado un camino diferente al que venían haciendo en años anteriores. Vale decir, en los últimos días han llegado a Salto altas jerarquías tanto de Secundaria como del Instituto que habrá de evaluar diferentes aspectos del sistema educativo que se pone en práctica en el país.
La decisión de entrar en contacto directo con quienes tienen la responsabilidad de poner en práctica el sistema es muy positiva. Muchas veces cuando las situaciones son trasmitidas en forma indirecta, adolecen de defectos o se añaden aspectos que no siempre son fidedignos y estos detalles pueden llevar a tomar decisiones equivocadas o a hacer evaluaciones que no se compadecen con la realidad.
Celebramos la decisión de recorrer el país y no mantenerse en la Capital, adonde inexorablemente hay que llegar para hacer cualquier gestión ante los órganos de decisión en nuestro país.
Pero además es bueno que se hable y se trasmita la realidad de cada lugar, de cada centro educativo a través de los voceros directos de cada agremiación, de cada institución departamental, porque esto es un diálogo directo que tiene muchas más posibilidades de ser productivo que las versiones que pueden llegar a través de terceros.
Sin lugar a dudas que la educación es un ámbito de particular interés para todos los sectores de la sociedad, pero en forma particular para las colectividades políticas que saben que todos sus votantes se formarán en las aulas de escuelas y liceos del país y allí recibirán las bases de los valores que habrán de procurar obtener para la comunidad a través de los representantes políticos que tendrán su preferencia.
Pero no sólo esto, sino que todo el perfil de la comunidad se va moldeando precisamente mediante el sistema educativo y de allí es lógico que exista un gran interés político siempre detrás de todo lo que tiene que ver con la educación.
Para ser honestos, hay que reconocer que tanto los partidos políticos, todos,  en forma directa a través de sus dirigentes o algunos padres que no reniegan de sus ideas políticas al posicionarse en el tema, como también los gremios y demás intereses corporativos, implícita o explícitamente mantienen intereses sobre el sistema educativo.
Ojalá que el nuevo camino que hoy parece asomar en esta materia sirva para que se deje de lado el máximo posible de interés particular en este aspecto, para pensar e impulsar un sistema educativo que realmente sea la sustancia para una comunidad enriquecida en valores y respeto hacia todos sus integrantes.

Este año las máximas autoridades de la Educacion han iniciado un camino diferente al que venían haciendo en años anteriores. Vale decir, en los últimos días han llegado a Salto altas jerarquías tanto de Secundaria como del Instituto que habrá de evaluar diferentes aspectos del sistema educativo que se pone en práctica en el país.

La decisión de entrar en contacto directo con quienes tienen la responsabilidad de poner en práctica el sistema es muy positiva. Muchas veces cuando las situaciones son trasmitidas en forma indirecta, adolecen de defectos o se añaden aspectos que no siempre son fidedignos y estos detalles pueden llevar a tomar decisiones equivocadas o a hacer evaluaciones que no se compadecen con la realidad.

Celebramos la decisión de recorrer el país y no mantenerse en la Capital, adonde inexorablemente hay que llegar para hacer cualquier gestión ante los órganos de decisión en nuestro país.

Pero además es bueno que se hable y se trasmita la realidad de cada lugar, de cada centro educativo a través de los voceros directos de cada agremiación, de cada institución departamental, porque esto es un diálogo directo que tiene muchas más posibilidades de ser productivo que las versiones que pueden llegar a través de terceros.

Sin lugar a dudas que la educación es un ámbito de particular interés para todos los sectores de la sociedad, pero en forma particular para las colectividades políticas que saben que todos sus votantes se formarán en las aulas de escuelas y liceos del país y allí recibirán las bases de los valores que habrán de procurar obtener para la comunidad a través de los representantes políticos que tendrán su preferencia.

Pero no sólo esto, sino que todo el perfil de la comunidad se va moldeando precisamente mediante el sistema educativo y de allí es lógico que exista un gran interés político siempre detrás de todo lo que tiene que ver con la educación.

Para ser honestos, hay que reconocer que tanto los partidos políticos, todos,  en forma directa a través de sus dirigentes o algunos padres que no reniegan de sus ideas políticas al posicionarse en el tema, como también los gremios y demás intereses corporativos, implícita o explícitamente mantienen intereses sobre el sistema educativo.

Ojalá que el nuevo camino que hoy parece asomar en esta materia sirva para que se deje de lado el máximo posible de interés particular en este aspecto, para pensar e impulsar un sistema educativo que realmente sea la sustancia para una comunidad enriquecida en valores y respeto hacia todos sus integrantes.