En el Día Internacional de las aves

Por iniciativa del BirdLife International el 9 de mayo se celebra el Día Internacional de las aves. El Birdlife Internacional es una organización, compuesta por una red de ONGs que tiene como objetivo la conservación de todas las especies de aves que habitan en la Tierra así como de sus hábitats.
Además, trabaja por la conservación de la diversidad biológica del mundo y la adecuada utilización humana de los recursos naturales.
La alondra ricotí (foto) símbolo desde hace año elegido por la BirdLife para promocionar los objetivos de este día, es una especie catalogada en peligro en el Libro Rojo de las Aves y que sólo se encuentra en las estepas de España y en el norte de África, ha sido elegida por la organización ecologista SEO/Birdlife Ave del Año 2006. En España quedan menos de 2.000 parejas, amenazadas por los cambios del uso del suelo, la construcción de infraestructuras y sobre todo la actual expansión de los parques eólicos.
La alondra ricotí (Chresophilus duponti) es un ave de pequeño tamaño con poblaciones exclusivamente en el norte de África y la Península Ibérica. En Europa, el 100% de la población se encuentra exclusivamente en España, pero sólo se encuentra en ocho comunidades autónomas: Castilla y León, Aragón, Navarra, Castilla La Mancha, Andalucía, Murcia, Valencia y Cataluña.
Desde 1988 SEO/BirdLife elige el “Ave del Año” con el fin de llamar la atención sobre alguna especie de nuestra avifauna que requiere de una atención especial debido a su precaria situación de conservación y amenazas vigentes.
En un mundo permanentemente convulsionado por los conflictos y movido por los despiadados intereses económicos, frecuentemente nos olvidamos o dejamos de lado incluso la necesidad de preservar el ecosistema del que somos parte y en el que las aves cumplen un rol determinante, porque se cuentan entre los seres más vulnerables…
Y no es la única amenaza, porque existe también un mercado negro, en el que traficantes de aves cazan estos animales para comercializarlos y obviamente sacarlos de sus hábitats es una manera de extinguirlos. No vemos que haya en contrapartida una acción estricta y permanente de control como debería hacerse, para evitar los riesgos de extinción de las especies que incluso han dado nombre a nuestro río patrio o “río de los pájaros pintados”.
Es por eso que hoy nos pareció importante detenernos a tomar conciencia de la gravedad de un tema que no parece ser de interés para los grandes intereses, precisamente.