En el país del show todo es válido

edEn las primeras horas del pasado lunes Buenos Aires amaneció con una “noticia bomba” que ocupó casi todos los portales del país.

Una gran explosión había destruido dos casas en la zona de Esteban Echeverría, matando a una mujer y dejando además a nueves personas heridas.

De inmediato comenzaron las especulaciones, hubo gente que “vio” caer algo del espacio, aunque no se pusieron de acuerdo. Para algunos era de color Amarillo, para otros rojo y para otros azul.

Hubo fotos truchas, en especial una que aportó un joven, que se supone perteneciente al cometa Halley.

La posibilidad de que se tratara de basura espacial, dado que el fin de semana último habían caído los restos de un satélite, del tamaño de un ómnibus, en el océano Pacífico, también fue comentada.

Policías de la bonaerense, vestidos como astronautas chequeaban ayer la posible existencia de radioactividad en el lugar donde “habría caído el meteorito”

Lo cierto es que ayer, tan rápido como había ganado los primeros planos de los noticieros, la noticia desapareció, al punto que para encontrar algo con respecto a este tema, había que leer hasta la última línea de los diarios o revisar a fondo los diarios digitales.

Es que la hipótesis que se maneja con mayor fuerza era de que se trataba de un horno pizzero a gas, que por causas que se investigan habría provocado la explosión.

Es que en un país donde el espectáculo es permanente e incluso supera a la realidad, existe un público “preparado” para las noticias fantásticas, proclive a estas “noticias” sensacionalistas y poco partidarias de buscar elementos que puedan dar verosimilitud a  lo que se difunde.

El riesgo de caer en estos apresuramientos a la hora de informar es muy alto. Cuando los grandes medios compiten por las “primicias”, corren el riesgo de cometer acciones bochornosas, como la del el noticiero matinal de Canal 9 imprimió el sello de “Exclusivo” sobre la foto del Cometa Halley de Monte Grande, cuyo autor seguía demorado por presunto “falso testimonio”.

Lo triste de todo esto es que no estamos lejos de esta realidad. La tecnología nos permite hoy revisar continuamente los grandes medios a través de Internet y éstos influyen decididamente a determinado nivel de población.

Al mismo tiempo hemos perdido o vemos estancada la capacidad analítica ante las noticias de los medios y por lo tanto también podemos ver con visos de veracidad estas “noticias”, apresuradas y faltas de rigor periodístico.

Debería de servirnos de lección.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...