- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

En esta noche nostalgiosa

Esta noche es la noche que los uruguayos han marcado en el almanaque para dedicarla a recordar música, canciones y otros elementos que marcaron épocas pasadas.
De la mano de Pablo Lecueder, el disc jockey que tuvo el gran acierto de buscar una fecha en el año en que los uruguayos se sintieran unidos por el recuerdo se programan fiestas y diversas veladas en que el común denominador es la alegría,
Hasta aquí todo bien, porque las estadísticas nos confirman que el 24 de agosto es la fecha en que más uruguayos salen de sus hogares para disfrutar de fiestas de la nostalgia, compartiendo éxitos musicales y hasta vestimentas.
En contrapartida en años anteriores también era esta la fecha en que se consumía más bebidas alcohólicas y las consecuencias eran lamentables porque también se registraba un grave índice de siniestralidad vial.
Felizmente en las últimas décadas esto se ha corregido en cuanto prácticamente no se han registrado accidentes de gravedad y esto indica que se ha asumido la responsabilidad que suponen los festejos sin excesos.
Nada mejor sobre todo para los adultos mayores que el reencuentro, que volver a vivir los éxitos de sus días, sus canciones, su música, su vestimenta, lo que desemboca en la reminiscencia de valores de épocas pasadas, una conducta que resulta altamente contagiante.
La denominada “noche de la Nostalgia” goza de una simpatía en general que lleva no sólo al recuerdo de los buenos valores vividos, sino que es una buena ocasión para participar en acciones sociales colectivas y bien inspirada que resultan altamente beneficiosas para una comunidad que necesita encontrar motivos para encontrarse, para unirse, para compartir por sobre todas las diferencias que existen y seguirán existiendo.
La Noche la Nostalgia es sólo una excusa para el encuentro y así debe ser. En muchos casos se reencuentran grupos de amigos, compañeros de aulas en diversos centros de estudio, pero también existen fiestas en las que se juntan personas que lo único que tienen en común es la edad, similar y en la que llegaron a compartir la música y las fiestas en general.
Es una buena ocasión para integrarse y para sentirse más unidos. Así como “la celeste” nos une a todos por encima de colores, de ideologías, de religiones y de partidos políticos en general, la nostalgia de esta fecha también debe ser un motivo de reencuentro y celebración.
A.R.D.