- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

En este Primero de Mayo

Mañana se habrá de conmemorar el Día de los Trabajadores en nuestro país, como también en muchísmos países del mundo.
Sin embargo, quienes conocen la historia que diera origen a la festividad del Día de los Trabajadores, saben que no siempre fue así, ni tampoco ha sido fácil lograr una amplia conmemoración.
El origen del primero de mayo, como Fiesta de los Trabajadores, tiene lugar en la lucha de los trabajadores en los albores de la era industrial cuando se priorizara a denominada productividad, mientras los trabajadores luchaban por lograr las jornadas de trabajo de ocho horas, algo que hoy en muy pocos casos se discute.
Entre los denominados “mártires de Chicago” considerados impulsores de aquella huelga que reunió alrededor de veinte mil almas, varios fueron condenados a muerte y fusilados, mientras que otros fueron condenados a cadena perpetua.
Entre quienes fueran condenados a muerte, había varios periodistas, que mucho más allá de su ideología, reivindicamos hoy por su entrega a la defensa de la libre expresión.
Hoy cuando las nuevas tecnologías amenazan con invadir los puestos de trabajo, es necesario que los trabajadores apunten hacia otros aspectos, como la capacitación, la preparación, la identificación de las profesiones y los oficios que habrán de tener mayor demanda en los años próximos.
Sin embargo nadie como un periodista libre puede asumir la defensa de estos, como de otros postulados dentro de la sociedad. Postulados que nos llevan a mejorar y desarrollar las condiciones. En esta línea de pensamiento debemos señalar que hoy en nuestro Uruguay, a pesar del innegable avance en muchos aspectos que han logrado los trabajadores, se sigue discutiendo la labor de los peones rurales.
La producción agropecuaria es bastante particular sobre todo e los tambos o en la producción pecuaria, donde generalmente se requieren jornadas que exceden las ocho horas. La cuestión está en asumir el debido respeto tanto por parte de los patrones como de los trabajadores, para asumir estas particularidades.
No somos partidarios de exigir a rajatablas, porque se hacen necesarios cambios culturales y sobre todo los acuerdos correspondientes para ir hacia una situación de mayor justicia social y de trabajo razonable y digno a efectos de que el trabajador trabaje para vivir y no viva para trabajar…
A.R.D.