En Turismo: no siempre mucho quiere decir mejor

Siempre hemos sostenido que es erróneo evaluar los resultados de una temporada turística tomando en cuenta para ello el número de entradas vendidas en Termas del Daymán o incluso la cantidad de personas ingresadas por los puentes internacionales, por ejemplo.
Si realmente queremos evaluar los resultados de una temporada turística, debemos tener en
cuenta que no todos quienes suelen visitar Termas del Daymán en estas épocas, por ejemplo, son turistas.
Daymán ha tenido el defecto que hemos señalado reiteradamente en estas columnas, de no definirse como un lugar exclusivamente turístico, ni tampoco de recreo social y por lo tanto combina ambas cosas que a nuestro juicio no son compatibles.
Cuando tomamos en cuenta para evaluar el éxito o fracaso de una temporada en el lugar la cantidad de entradas vendidas nos estamos equivocando. La mayor cantidad de esas personas son de la ciudad, incluso muchas familias, que van por el día, no consumen nada o muy poco y tampoco pernoctan, ¿a esto le llamamos turistas? No y no estamos menospreciando a estos visitantes que es obvio tienen todo el derecho del mundo de disfrutar el lugar, sino sencillamente ubicándolos en su lugar.
Si se tratara de un paseo social estaría cumpliendo debidamente su función, pero el tema es cuando queremos evaluar las termas como un lugar turístico, capaz de atraer gente de fuera de fronteras. Entonces, a nuestro juicio, deberíamos de concurrir a los lugares de hospedaje y a los restoranes que es donde verdaderamente se nota la incidencia de los turistas.
Este año además de eso se ha dado otra particularidad en el sur del país. Allí el Ministerio de Turismo ha evaluado y publicado con bombos y platillos que el número de turistas ha sido el mayor de todas las épocas, alcanzando cifras inusuales.
Sin embargo, pocos días después, los agentes del turismo receptivo del lugar difundieron un aspecto casi impensado en épocas anteriores. Medido en lo que han gastado dichos turistas el resultado ha sido más magro que en años anteriores.
Finalmente el Ministerio de Turismo debió admitirlo, hubo más gente, pero se gastó menos en cuanto a consumo de alimentos y otros rubros similares.
Para evaluar con honestidad y para mirar fielmente la evolución del turismo en el país no sólo hay que mirar número de visitantes, sino que debemos observar en detalle los resultados, sobre todo para saber por dónde transitar en el futuro…







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...