Entre lo que se dice, lo que se hace y lo que se puede hacer

Tiempo atrás leíamos en EL PUEBLO, declaraciones atribuidas al Jefe de Policía de que se sabía que en la ciudad de Salto existían 150 bocas de pasta base, información que no fue negada por él, aunque se argumenta siempre que no se hace nada porque no hay pruebas…
Es indudable que una de las decepciones más grandes de la Policía al detener a un presunto delincuente, cuando lo sabe culpable, pero no lo puede probar suficientemente.
Nuestras leyes en estos casos son inapelables, si no hay pruebas suficientes, el sospechoso queda libre. Esto ha llevado a que se utilice cascos de motonetistas y capuchas, además de otro tipo de máscaras, porque los delincuentes saben que si no son identificados y detenidos en el momento difícilmente serán responsabilizados.
Esto es precisamente lo que entendemos que debe estudiarse a fondo. Fuimos impulsores del casco protector para los motonetistas, a sabiendas que es un elemento trascendente a la hora de proteger la vida de ellos, sin embargo hoy estamos reclamando su eliminación, porque muchas veces ha servido para esconder la identidad de los malvivientes.
No esperamos con ello una solución de fondo, pero sí una disminución del riesgo, porque hoy ver a motonetistas con casco es lo más normal, eso está siendo mal utilizado y sirve para que los delincuentes logren impunidad.
La ciudadanía tiene la convicción de que el nuevo CPP favorece a los delincuentes y en los hechos ha demostrado que en alguna medida es así o por lo menos la Policía así lo argumenta.
No somos de obrar con impaciencia, pero tampoco de dejar pasar por alto situaciones en las que se va expandiendo la convicción de que no hay nada que hacer porque están con las manos atadas.
Creemos que falta aclarar cosas. Falta informar debidamente del alcance y los objetivos de las leyes.
Hoy tenemos no sólo en Salto, sino en todo el país, la misma situación. El auge de los crímenes y de los hechos de violencia que ganan terreno día a día. Resulta obvio que alrededor de cada boca de droga, existen delitos cometidos a diario, robos, arrebatos, rapiñas y hasta crímenes.
La población tiene el convencimiento que la Policía sabe dónde se vende la droga, quiénes trafican con ella, quiénes son los que delinquen y resulta difícil entender, que no puedan hacer nada efectivamente.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...