Exigir la debida responsabilidad

Somos afectos a tener perros y nos consta que un animal bien enseñado y debidamente adiestrado es no sólo un amigo de los integrantes de la familia, sino que pasa a ser un gran colaborador.
En cambio cuando el animal es abandonado a su suerte, se cría como puede, toma la calle por su ambiente natural y sobre todo cuando se trata de poblaciones rurales, da rienda suelta a su instinto, intentando sobrevivir de cualquier forma.
Esto lo lleva a atacar cualquier animal así sea doméstico, aves u ovejas, para alimentarse. Ni que hablar que causan grandes daños y además son presa fácil para las plagas y enfermedades debido a que nadie controla su estado de salud, obviamente.
Suelen causar accidentes o mejor dicho siniestros, en estos casos, al deambular libremente por las calles de la ciudad.
Que quede claro que los animales no tienen la culpa de la irresponsabilidad de sus dueños o de quienes les abandonaron, “a la que te criaste”, pero lamentablemente alguien tiene que hacerse cargo y no queda otro camino que sacrificarlos, cuando representan un peligro o se vuelven dañinos para los demás, dado que tampoco es buena cosa mantenerles en un encierro, alimentarlos y cuidarlos, debido a que los irresponsables que los largan a la calle seguirán con la misma conducta, que muchas veces -cuando se da en poblaciones rurales – va contra los intereses de pequeños productores, cuyos rebaños, que muchas veces apenas le producen para subsistir pueden verse diezmados en una noche por la acción de las jaurías.
En este ámbito además se encuadra el tema sanitario, hoy muy preocupante en Salto, dado que existen muchos casos de Leishmaniasis en los canes, aunque felizmente aún no hay ninguno a nivel humano.
De todas formas, entendemos que la lucha encarada por Zoonosis en este sentido no responde a la necesidad de una respuesta tajante e inmediata.
Es loable el hecho de tratar de evitar la eutanasia, pero cuando la enfermedad está presente, es lo que recomiendan todos los organismos internacionales de la salud, debido a que no se conoce un tratamiento que pueda eliminar la enfermedad en los animales y mientras tanto este sigue siendo un reservorio, potencialmente transmisor de la enfermedad a través del insecto que se encuentra presente en muchas partes de la ciudad.
Zoonosis ha enfocado la lucha en la tarea de castración de los animales, medida que entendemos puede dar buenos resultados a largo plazo, pero no en el plano inmediato como requiere la grave enfermedad presente.
Esta es la cuestión. Cuando el animal está enfermo el sacrificio debe ser obligatorio lamentablemente, porque en caso contrario se estaría poniendo en riesgo la salud humana.
Alberto Rodríguez Díaz







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...