Fenomenal desubique

El Director Nacional de Deporte Prof. Ernesto Irurueta Díaz, ha sugerido la posibilidad de prohibir, la difusión en directo, y en los medios de comunicación televisivos y escritos, de imágenes de peleas en espectáculos deportivos, para evitar el “efecto contagio”.
El jerarca del Ministerio de Turismo y Deporte considera que “no se trata de ocultar sino de no difundir lo que es malo para la gente”.
Realmente no entendemos cuál es la diferencia entre “ocultar” y “obligar a no difundir” algo.
Algo cuya difusión se prohibe,  se está ocultando, y todo los demás términos que se utilizan son eufemismos para cubrir o disfrazar la situación.
Pero lo realmente increíble de esto, es que un alto jerarca, nada menos que el rector del gobierno nacional en materia de deporte, piense que ocultando los hechos, evitando que los uruguayos de todas las edades veamos estos hechos, se está aportando a una solución.
Nada peor y más absurdo.
No podemos admitir que un alto jerarca del gobierno opine de esta forma, o sea sugiriendo que se viole nada menos que la Constitución de la República, que en su artículo 29 consagra la libre expresión del pensamiento y éste  por supuesto abarca la libertad de prensa, por cualquier medio, escrito, gráfico y demás.
Pero no solo esto, sino que esta posición resulta no solo absurda, sino impracticable en nuestros días. Nos gustaría saber cómo haría el Director Nacional de Deporte, para evitar que uno o mil aficionados subieran a las redes sociales estas imágenes o cómo haría para impedir luego que los niños y todos los internautas del mundo las vieran.
Ni en los más acérrimos regímenes totalitarios se ha logrado impedir esto y en los hechos  las redes sociales juegan hoy un papel esencial para defenestrar todo intento de censura, como es el que nos ocupa.
Quizás el Director de Deporte debiera pensar en hacer algo concreto y serio para erradicar la violencia del deporte y no para taparla, ocultarla de la vista de los uruguayos.
Que no se la muestre no quiere decir que no exista y este es el verdadero problema. Mostremos a los niños todo, los hechos y también las consecuencias y sanciones a los violentos. Esto es la película completa.
Claro está, que si esta no incluye sanciones, si no pasa nada con los violentos que siempre salen “ilesos” de sus acciones lamentables, entonces sí, el mensaje es nefasto, porque les estaremos casi que exhortando a que elijan el camino de la violencia para resolver sus diferencias, porque “no pasa nada”.

El Director Nacional de Deporte Prof. Ernesto Irurueta Díaz, ha sugerido la posibilidad de prohibir, la difusión en directo, y en los medios de comunicación televisivos y escritos, de imágenes de peleas en espectáculos deportivos, para evitar el “efecto contagio”.

El jerarca del Ministerio de Turismo y Deporte considera que “no se trata de ocultar sino de no difundir lo que es malo para la gente”.

Realmente no entendemos cuál es la diferencia entre “ocultar” y “obligar a no difundir” algo.

Algo cuya difusión se prohibe,  se está ocultando, y todo los demás términos que se utilizan son eufemismos para cubrir o disfrazar la situación.

Pero lo realmente increíble de esto, es que un alto jerarca, nada menos que el rector del gobierno nacional en materia de deporte, piense que ocultando los hechos, evitando que los uruguayos de todas las edades veamos estos hechos, se está aportando a una solución.

Nada peor y más absurdo.

No podemos admitir que un alto jerarca del gobierno opine de esta forma, o sea sugiriendo que se viole nada menos que la Constitución de la República, que en su artículo 29 consagra la libre expresión del pensamiento y éste  por supuesto abarca la libertad de prensa, por cualquier medio, escrito, gráfico y demás.

Pero no solo esto, sino que esta posición resulta no solo absurda, sino impracticable en nuestros días. Nos gustaría saber cómo haría el Director Nacional de Deporte, para evitar que uno o mil aficionados subieran a las redes sociales estas imágenes o cómo haría para impedir luego que los niños y todos los internautas del mundo las vieran.

Ni en los más acérrimos regímenes totalitarios se ha logrado impedir esto y en los hechos  las redes sociales juegan hoy un papel esencial para defenestrar todo intento de censura, como es el que nos ocupa.

Quizás el Director de Deporte debiera pensar en hacer algo concreto y serio para erradicar la violencia del deporte y no para taparla, ocultarla de la vista de los uruguayos.

Que no se la muestre no quiere decir que no exista y este es el verdadero problema. Mostremos a los niños todo, los hechos y también las consecuencias y sanciones a los violentos. Esto es la película completa.

Claro está, que si esta no incluye sanciones, si no pasa nada con los violentos que siempre salen “ilesos” de sus acciones lamentables, entonces sí, el mensaje es nefasto, porque les estaremos casi que exhortando a que elijan el camino de la violencia para resolver sus diferencias, porque “no pasa nada”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...