Fomentar la música es fomentar valores

Pocas posibilidades tienen los pueblos para festejar acontecimientos en común, que “muevan” a todos y a los que nadie pueda oponerse racionalmente, como es el caso de la celebración del Día de la Música, celebrado en el Uruguay el primero de octubre de cada año.

Aún lejos de esta fecha conviene rescatar y valorar como corresponde este tipo de iniciativas.
Se afirma a nivel popular que la música amansa a las fieras, y si bien no pasa de ser un dicho popular, está basado en un aspecto indesmentible, la música es capaz de apaciguar, de aportar paz y tranquilidad a aquellos espíritus angustiados, que sin embargo son capaces de reconocer y dejarse imbuir por la buena música que aleja los aires de violencia e ira.
Así también sucede con los pueblos, con la convivencia pacífica que se procura con este tipo de celebraciones. Cada pueblo tiene su música preferida, que en muchos casos le identifica y el vivirla y disfrutarla aporta a la buena convivencia capaz de manifestarse más allá de los avatares circunstanciales.
Apostar a enseñar y difundir los valores de la música, es seguramente un buen camino. Los niños que se dedican a aprender música están encaminando debidamente su vida.
La música no sólo requiere de aptitud, de “oído” y obviamente de talento como señalaban nuestros mayores, sino también de constancia, de perseverancia y de mucha dedicación, valores no muy frecuentes en nuestros días pero que identifican y enriquecen como pocos los espíritus de quienes los profesan.
La música además permite a quien la cultiva acceder a un contexto privilegiado de valores humanos donde precisamente se cultivan y comparten los valores espirituales y es lo que identifica a quienes en ella se desempeñan.
De allí que la promoción de la música con esta jornada dedicada a difundir y destacar sobre todo nuestra música, es uno de los aciertos que se han determinado por parte de quienes valoran los bienes culturales.
Seguramente que no basta tener mucha y buena música para tener un pueblo educado y culturalmente destacado, pero es un aporte beneficioso en esta materia que se inscribe en el camino correcto.
La misma percepción nos deja la “locura celeste” y por nuestra parte entendemos que un pueblo musicalmente educado es un pueblo alegre y optimista, como pretendemos que sea el pueblo uruguayo.

A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...