Frente a una cruel enfermedad

En el Día Nacional de la Lucha contra el SIDA, es válido hacer una evaluación de lo que ha sucedido con esta cruel enfermedad que, según el último informe revelado por el Ministerio de Salud Pública afectaba en el 2016 a 12.000 personas en el país.
Surgió como una enfermedad “apocalíptica” que pronto se transformó en una pandemia (epidemia que trasciende un continente) y alcanzó rápidamente cifras que hicieron temer que sus consecuencias fueran irreparables.
Hoy día si bien las cifras y sobre todo su evolución no ha variado significativamente, “goza” de menos prensa. Es poco lo que se habla y los espacios que se dedican al tema en los medios de comunicación.
Todo indica que lo hemos asumido como un dato de la realidad y nos hemos acostumbrado a su existencia, tomándolo como algo “normal”, pese a que sigue existiendo y su evolución dista mucho de dejar de preocupar.
Es cierto que no se puede analizar el tema sin vincularlo a otros aspectos, como la problemática del costo de los medicamentos. Uno de los elementos que más incide para el control de la enfermedad y para mantenerla dentro de parámetros “dominables”, es mediante el uso de los denominados “antirretrovirales” (ANV), un medicamente de alto costo que felizmente los países integrantes del Mercosur han hallado la forma de abaratar su costo hasta en un 80 por ciento en algunos casos.
La compra conjunta por parte de Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela (miembros plenos del MERCOSUR), ha sido el camino hallado para este logro. En este sentido el ministro de Salud Pública del Uruguay ha reconocido la buena disposición hallada en algunos de los fabricantes de los mismos, en tanto en otros no ha sido posible lograr esta disposición.
Es que no se puede olvidar que la salud humana está regida por intereses comerciales, al punto que la investigación y los intereses industriales en sí no dejan de lado sus intereses.
Es más, sigue siendo polémico si es válido y ajustado a derecho exigirles que “cedan” en sus intereses comerciales y su derecho a fijar los precios por su esfuerzo y sus conocimientos.
Del lado opuesto encontramos los intereses de los pacientes y sus familiares, que sufren de la terrible enfermedad. En el mismo tema rigen elementos como los moralistas que consideran que quienes han contraído el HIV se debe en su enorme mayoría a su desprolijidad y su desorden sexual.
Esto explica por qué estamos aún lejos de dominar un tema que interesa a Salto, una de las ciudades de mayor índice como toda la zona fronteriza en las que se registra una alta incidencia, debido al denominado “turismo sexual”.
Ojalá podamos superarlo pronto.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...