Hacia un periodismo sano, correcto y profesional

El código de Ética aprobado por la Asociación de la Prensa del Uruguay (APU), es a nuestro criterio un gran aporte para la autorregulación de la labor periodística.
En algunos países donde existe un sistema similar quienes ejercen el periodismo temen mas a las observaciones de estos consejos, que a las propias leyes.
Sabido es que hoy los medios de comunicación masiva tienen una gran influencia en la vida política de cualquier sistema.
También sabemos que la posibilidad de una manipulación inecruspulosa y hasta definidamente malintencionada, existe y los primeros que pueden observarla y detectarla, son los propios profesionales de la comunicación.
No es secreto para nadie que todos los regímenes del mundo aspiran a controlar de alguna manera a los medios de comunicación y establecen diversos sistemas, que van desde la censura abierta a la “influencia” subrepticia, los llamados o insinuaciones a las Redacciones para dar determinada versión o evitar la difusión de determinadas informaciones, opiniones o similares.
Un periodismo sano y honesto, al servicio de la verdad, es un aporte muy valioso a  la formación de una conciencia popular, de la formación masiva, que sea capaz de conformar  lo que se denomina una “masa crítica”, capacitada y preparada para discernir debidamente la calidad de la información que se le proporciona, para ver la honestidad, la veracidad y la seriedad que existe en cada caso.
Resolución aprobada por la Asamblea Extraordinaria convocada por el Consejo Directivo de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU) a los efectos de considerar la adopción de un Código de Ética Periodística:
1.- Apruébese el proyecto de Código de Ética Periodística presentado a la Asamblea que será de plena observancia para los afiliados de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU).
2.- Establecer que el Tribunal Arbitral, como órgano estatutario y elegido por los socios, será el encargado de aplicar el referido código. Este órgano estará a cargo de la promoción, recepción de denuncias y emitir las decisiones pertinentes. Podrá asimismo, nombrar comisiones consultativas para analizar y estudiar asuntos referidos a la aplicación del Código.
3.- Invitar a los medios de comunicación, gremiales y organizaciones vinculadas a la comunicación a adoptar el presente Código como referencia para el ejercicio de la actividad periodística. Comunicar el Código aprobado a las gremiales empresariales que forman parte de los Consejos de Salarios en los que negocia la APU.
4.- Reconocer el trabajo de las organizaciones amigas que formaron parte del proceso de construcción del presente Código.
5.- Reconocer a la Oficina de Unesco en Montevideo por todo el apoyo brindado en el proceso de construcción del presente mecanismo de autorregulación.
La Asamblea de APU estableció al mismo tiempo que el Tribunal Arbitral de la institución, un órgano estatutario y elegido por el voto de sus afiliados, será el encargado de promover y aplicar el código. El Tribunal podrá designar comisiones consultivas para el estudio de situaciones y casos concretos.
La Asociación de la Prensa Uruguaya (APU), el Centro de Archivos y Acceso a la Información Pública (CAinfo) y el Grupo Medios y Sociedad (GMS), formaron parte de este proyecto que incluyó debates en todo el país, estudios comparados, una encuesta a nivel nacional y un amplio período de consulta pública del borrador del Código.
La iniciativa fue patrocinada por UNESCO a través del Programa Internacional para el Desarrollo de las Comunicaciones (IPDC).
¡Bienvenido sea!
Alberto Rodríguez Díaz

El código de Ética aprobado por la Asociación de la Prensa del Uruguay (APU), es a nuestro criterio un gran aporte para la autorregulación de la labor periodística.

En algunos países donde existe un sistema similar quienes ejercen el periodismo temen mas a las observaciones de estos consejos, que a las propias leyes.

Sabido es que hoy los medios de comunicación masiva tienen una gran influencia en la vida política de cualquier sistema.

También sabemos que la posibilidad de una manipulación inecruspulosa y hasta definidamente malintencionada, existe y los primeros que pueden observarla y detectarla, son los propios profesionales de la comunicación.

No es secreto para nadie que todos los regímenes del mundo aspiran a controlar de alguna manera a los medios de comunicación y establecen diversos sistemas, que van desde la censura abierta a la “influencia” subrepticia, los llamados o insinuaciones a las Redacciones para dar determinada versión o evitar la difusión de determinadas informaciones, opiniones o similares.

Un periodismo sano y honesto, al servicio de la verdad, es un aporte muy valioso a  la formación de una conciencia popular, de la formación masiva, que sea capaz de conformar  lo que se denomina una “masa crítica”, capacitada y preparada para discernir debidamente la calidad de la información que se le proporciona, para ver la honestidad, la veracidad y la seriedad que existe en cada caso.

Resolución aprobada por la Asamblea Extraordinaria convocada por el Consejo Directivo de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU) a los efectos de considerar la adopción de un Código de Ética Periodística:

1.- Apruébese el proyecto de Código de Ética Periodística presentado a la Asamblea que será de plena observancia para los afiliados de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU).

2.- Establecer que el Tribunal Arbitral, como órgano estatutario y elegido por los socios, será el encargado de aplicar el referido código. Este órgano estará a cargo de la promoción, recepción de denuncias y emitir las decisiones pertinentes. Podrá asimismo, nombrar comisiones consultativas para analizar y estudiar asuntos referidos a la aplicación del Código.

3.- Invitar a los medios de comunicación, gremiales y organizaciones vinculadas a la comunicación a adoptar el presente Código como referencia para el ejercicio de la actividad periodística. Comunicar el Código aprobado a las gremiales empresariales que forman parte de los Consejos de Salarios en los que negocia la APU.

4.- Reconocer el trabajo de las organizaciones amigas que formaron parte del proceso de construcción del presente Código.

5.- Reconocer a la Oficina de Unesco en Montevideo por todo el apoyo brindado en el proceso de construcción del presente mecanismo de autorregulación.

La Asamblea de APU estableció al mismo tiempo que el Tribunal Arbitral de la institución, un órgano estatutario y elegido por el voto de sus afiliados, será el encargado de promover y aplicar el código. El Tribunal podrá designar comisiones consultivas para el estudio de situaciones y casos concretos.

La Asociación de la Prensa Uruguaya (APU), el Centro de Archivos y Acceso a la Información Pública (CAinfo) y el Grupo Medios y Sociedad (GMS), formaron parte de este proyecto que incluyó debates en todo el país, estudios comparados, una encuesta a nivel nacional y un amplio período de consulta pública del borrador del Código.

La iniciativa fue patrocinada por UNESCO a través del Programa Internacional para el Desarrollo de las Comunicaciones (IPDC).

¡Bienvenido sea!

Alberto Rodríguez Díaz







Recepción de Avisos Clasificados