Jorge Batlle tenía razón

La broma del Jorge Batlle que publicáramos en estas columnas días pasados lamentablemente tiene su razón de ser y aunque no siempre sea así, existe un alto número de casos que sirven de base para la afirmación de que todo en el Uruguay llega diez años después. A la prueba está lo que sucede hoy en Fray Bentos Río Negro, Uruguay.
Hasta allí se han trasladado los dueños de los galgos que participan en carreras para las que estos canes son específicamente adiestrados. Sucede que a estos efectos las exigencias a los canes son extremas y el gobierno argentino – de donde proceden estas personas – decidió prohibir este tipo de competencias en todo su territorio.
Como en el Uruguay la actividad no está prohibida, han decidido pasar el río Uruguay, trasladándose a nuestro territorio donde cumplen su actividad libremente.
A raíz de esta actividad, bastante deleznable con los animales han surgido voces que reclaman la prohibición también en nuestro país, tal como lo ha hecho Argentina. Sin embargo hasta el día de hoy no hay aprobación alguna y por lo tanto la actividad se sigue cumpliendo.
Es probable que no sea diez años después, pero la demora en adoptarse la medida puede insumir uno o dos años, porque siempre hay intereses y en nuestro país nada se hace de un día para el otro.
En tanto los animales siguen siendo usados para actividades que lejos de ser con las que nacen, se les fomenta una de sus cualidades que tienen por instinto, como es la velocidad con que la naturaleza los ha dotado precisamente para poder cazar con mayor posibilidades.
Pero mientras en la naturaleza los animales se desarrollan libremente, usando su destreza sólo cuando es necesario, en las carreras se les exige de tal forma que algunos de ellos terminan deformados o maltrechos al punto que son abandonados, según se ha denunciado en las redes sociales.
Si bien Argentina llegó a tomar la medida luego de discutirla largamente, es un hecho que existen argumentos suficientes como para prohibir dicha medida,
sin embargo en nuestro país hasta el momento todo se ha circunscripto a denunciar estas carrera absolutamente irracionales. Un país que trata de llevar a la práctica las exigencias de la tenencia responsable de los animales no puede tolerar estas acciones.
Sin embargo no es tan fácil y pese a todas las voces que se levantan reclamando el fin de estas mal llamadas competencias, la actividad sigue vigente.
Lamentablemente Batlle tenía razón.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...