La coyuntura del año que termina

Seguramente tomar contacto con la realidad de los evacuados y las evacuaciones que soporta la ciudad, es meterse y comprometerse con una situación que debería de hallar aún muchos más voluntarios.
No es el momento de medir situaciones de costo político, ni de mirar con el interés partidario, como lamentablemente seguimos haciendo.
La realidad indica que seguimos prefiriendo criticar lo que no se hace o se hace con errores evidentemente, que acercarnos a aportar y a ayudar.
Felizmente también hay gente que asume esta última actitud.
Ver a determinada cantidad de jóvenes y personas de edad madura que se acercan a colaborar anónimamente, en forma totalmente voluntaria, es descubrir que aún quedan valores, queda gente que se interesa por lo demás, aunque sea la menos, la que no abunda, pero su ejemplo seguramente que nos hace muy bien y además nos cuestiona a todos.
Deberíamos saber que pretender sacar provecho político de estas situaciones es además contraproducente, porque ninguna persona bien intencionada y de buena voluntad se alegrará de forma alguna que haya una ciudad inundada, que haya gente desplazada por el agua y sufriendo con sus viviendas anegadas o lo que es peor aún destruidas.
La gente joven que se acerca a sumar esfuerzo honorariamente nos está dando una gran lección.
No es tiempo de pasar factura, sino de arrimarse a colaborar.
No es tiempo para mirar el color político de quién o quienés son los responsables de los servicios ni de mirar quién está colaborando al lado nuestro.
Si supiéramos transformar la tragedia en oportunidad, sabríamos que es tiempo más allá de los discursos bonitos, de demostrar que somos capaces de arrimarnos, de dejar intereses ideológicos de lado y decir yo también estoy, para ayudar, para colaborar para aportar en la medida de lo posible.
Hay gente que dice ¿y yo qué puedo aportar si no tengo ni para mi? Craso error, siempre hay algo que se puede hacer, así sea atender a alguna de las personas evacuadas, charlar con ella o preocuparse por lo menos por uno de estos coterráneos.
Con estas líneas queremos dejar un gran agradecimiento a ese puñado de personas que en forma voluntaria no tendrá hoy una Nochebuena en familia, porque estará pendiente y disponible para los coterráneos que están sobrellevando estas horas tan duras.
Sepan que en lo personal admiro su entrega y siento que su lección nos grita que aún es posible pensar en una comunidad fraterna y solidaria, como soñamos.
Alberto Rodríguez Díaz







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...