La educación, esa piedra en el zapato….

Todavía recordamos las palabras de José “Pepe” Mujica al asumir el gobierno nacional en el 2010 al sostener que una de las fórmulas básicas de su gobierno sería: “educación, educación, educación…”.
Y por educación se entiende la facilitación del aprendizaje de conocimientos, oficios, destrezas y valores de todo tipo.
Sin embargo al retirarse del gobierno nacional cinco años más tarde, Mujica admitió que la fórmula había fracasado. Vale decir su intento por facilitar la educación y atraer con nuevos planes a la mayor cantidad de jóvenes en todo el país, por algún motivo no pudo llevarse a cabo como él quería.
Hoy ya próximos a los dos años del segundo gobierno nacional el Dr. Tabaré Vázquez, tercero consecutivo del Frente Amplio, la situación sigue siendo muy similar. Debe admitirse que existen planes, que existen posibilidades que facilitan la educación de quienes están interesados en educarse, pero sin embargo la cantidad de jóvenes denominados “Ni-Ni” (ni estudian, ni trabajan), es cada vez mayor.
La educación no es atractiva o lo que es peor, la sociedad no motiva a estudiar, a prepararse, a cultivar valores, sino todo lo contrario, lo único que vale de acuerdo a lo que les inculcamos directa o indirectamente es tener todo “ya” y la única forma de obtener esto, sin estudios, sin preparación, sin conocimientos, es usurpándolo.
No desconocemos los problemas intrínsecos que tienen el sistema educativo y los vicios cada vez más acentuados de este sistema, pero entendemos que las raíces de la cuestión van mucho más allá de esto.
No se trata de un sólo factor, sino de muchos asociados y seguramente los actores en este tema no son sólo los jóvenes, los niños, los adolescentes y los educadores, sino que la sociedad toda juega un rol esencial que no se puede desligar del tema.
Cuando vemos las posiciones políticas, tomando distancia del tema y achacando a otros los errores y el estado deficitario de la educación nos produce una profunda desazón.
Seguimos sin entender que la educación es uno de los temas que debería de ser política de Estado, más allá del gobierno de turno y mientras no lo entendamos, seguramente seguiremos estancados.
Hemos dado algunos pasos en la dirección correcta, porque efectivamente las evaluaciones periódicas de organismos extranjeros nos sitúan en el nivel real, sin las manipulaciones políticas, que tenemos hoy, pero no basta con saberlo, es necesario asumirlo y tratar de ir enmendando errores para avanzar en el asunto.
Pero la cuestión de fondo sigue sin tocarse. Es que el contexto, de padres ausentes, porque deben trabajar ambos en la mayoría de los casos, de “necesidades” económicas cada vez mayores, de ambiciones desmedidas impuestas por un consumismo voraz, a esas nadie las toca, se prefiere soslayarlas porque de alguna forma quien más, quien menos está comprometido con el tema.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...