La información pública les pertenece a los ciudadanos

La Ley de Derecho de Acceso a la Información Pública, (No. 18.381), según la Guía para Periodistas editada y publicada por el Banco Mundial y CAinfo (Centro de Archivo y Acceso a la Información Pública), “el acceso a la información pública es considerado un derecho humano fundamental que establece que toda persona puede acceder a la información en posesión de órganos públicos, sujeto sólo a un régimen limitado de excepciones, acordes con una sociedad democrática y proporcionales al interés que los justifica”.
Añade que “La idea que se encuentra detrás de este derecho es que los gobiernos poseen información de la cual no son dueños únicos, sino que ellos actúan sólo como guardianes de un bien público”.
Agrega la convicción de que “los gobiernos son servidores del pueblo, no sus amos”. Es decir, la información que los gobiernos producen y poseen pertenece a los ciudadanos, y son ellos los que deben utilizar esa información para controlar y evaluar las decisiones que los funcionarios adoptan. Si las personas cuentan con información, se encontrarán en mejores condiciones para juzgar y exigir razones acerca de las decisiones adoptadas, y el respeto por sus derechos, por parte del gobierno”.
En el aparte dedicado a los estándares internacionales dicha ley aboga por la máxima publicidad señala que “la publicidad de la información es la regla, y el secreto es la excepción. Es decir, que sólo en casos muy específicos y que deberán estar debidamente señalados en la misma legislación, los funcionarios pueden no brindar la información solicitada; pero ello debe ser excepcional”.
En cuanto a la obligación de publicar, señala “bajo esta premisa, los órganos públicos no sólo deberían responder a las solicitudes de información, sino también deberán publicar y difundir todo documento que se considere de interés público”.
Vale la pena recordar estos aspectos de la información, porque si bien es un terreno donde Uruguay ha avanzado, falta todavía mucho para que los periodistas y más aún los ciudadanos, se habitúen a reclamar la información pública.
Hasta el momento el secretismo es un aspecto que va de la mano de la corrupción. Todo lo que se hace a espaldas del pueblo y ha habido muchas cosas que se lo ha hecho así, esconde algo que los involucrados no quieren que se conozca en todos sus detalles.
Queda claro el derecho ciudadano a reclamar la información que corresponde, no cómo dádiva, sino porque es suya…Quien mienta u oculte la verdad debe atenerse a las consecuencias.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...