- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

La llave es la equidad

Pocas horas antes el país se sumió en una nueva discusión en la que las partes parecen opositoras acérrimas e irreconciliables. En esta oportunidad la división fue a partir de la denominada Ley de Reforma del Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas (más conocida como Caja Militar).
Es que mientras no haya suficiente equidad en el país las diferencias nos pondrán frecuentemente de cara a estas situaciones.
Mientras haya unos pocos que tienen muy buenos sueldos y parecen vivir en un país diferente, la enorme mayoría de los uruguayos vive con sueldos que incluso no les permiten llegar a fin de mes, estas situaciones serán frecuentes. Hay que saber que determinados militares se pueden jubilar con poco más de 40 años y no sólo con el último sueldo completo, sino con el sueldo correspondiente al grado inmediato superior.
Más allá de esto, los jubilados de la Caja Militar e incluso los funcionarios públicos en general pueden desempeñarse laboralmente luego de jubilados en estos sectores, en actividades regidas por otras cajas, como la privada, industria y comercio y demás posibilidades que no tienen quienes se desempeñan durante toda su vida en Industria y Comercio, como tampoco tienen los restantes privilegios.
El mayor ejemplo de esto se da precisamente en las fuerzas armadas, donde la oficialidad que se jubila lo hace con beneficios y privilegios que no tiene la tropa, vale decir, los militares de menor rango, simples soldados que en su mayoría viven en lugares sumamente carenciados o incluso en asentamientos debido a que la mensualidad que reciben no les permite acceder a otra cosa.
Si revisamos otras actividades, como la salud, y la mayoría de las profesiones nos encontraremos con situaciones similares. No significa que nos opongamos a la formación profesional.
No desconocemos que para llegar a ejercer estos cargos las personas deben prepararse, capacitarse y en algunos casos concursar o esperar que haya una vacante.
El tema no es menor porque la sociedad nos adiestró para aceptar estas inequidades, ya Florencio Sánchez con su “M´Hijo el Dotor” lo avizoraba e integramos generaciones donde la gran aspiración de todo trabajador ha sido darle a sus hijos la oportunidad de estudiar, de capacitarse y acceder a una profesión universitaria, porque de esta forma podría acceder a una situación privilegiada dentro de la sociedad.
En muchos casos esto se logró y de allí que el sistema no sólo se mantuvo, sino que se fortaleció aunque no por ello justifica las grandes inequidades existentes.
Estas es la realidad que de una vez por todas debemos entender y atender.
A.R.D.