La obesidad: un tema que asusta

La mitad de los niños uruguayos en edad escolar tienen problemas de obesidad o sobrepeso. Así lo asegura un reciente informe de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) que agrega además que en la región mueren más personas por problemas derivados del sobrepeso o la obesidad anualmente, que víctimas de homicidios. El problema radica en la alimentación, porque paradójicamente, en aquellos países que ha aumentado el hambre en la región, con Venezuela a la cabeza, pero también Argentina y Perú, por ejemplo, también ha aumentado la obesidad. La FAO afirma que en América Latina hay 90 millones de personas que pasan hambre. De todas formas, el hambre – dice la FAO – no es un problema de falta de alimentos, sino de acceso a los mismos.

La organización de Naciones Unidas insta a una solución política y a convertir el acceso a los alimentos en una política de Estado. Señala que el tema será tratado en la próxima conferencia regional que se celebrará en Jamaica, del 5 al 8 de marzo próximo. En nuestro país, donde la obesidad y el sobrepeso también gana terreno, la cuestión – a nuestro entender – tiene como causa principal el mayor el consumo de alimentos saturados en sal o en aceite. Las “famosas” papitas, los “chicitos”, cierto tipo de alfajores, y otros alimentos que tienen buen sabor, pero resultan harto dañinos, se consumen en grandes cantidades y cuentan con el aval indirecta de padres que con tal de calmar los berrinches de los pequeños que obviamente no saben que consecuencias tiene un consumo excesivo de estos alimentos, acceden a proporcionárselos cada vez que éstos los reclaman. Educación Primaria ha puesto en práctica el programa “merienda saludable”, que incentiva el consumo de frutas, pero como muchas otras cosas en el país, han faltado controles adecuados. Prohibida la venta de este tipo de alimentos en un radio cercano a las escuelas y centros de estudio, nada impide que los niños traigan su merienda desde la casa, incluyendo los alimentos prohibidos. Vale decir estamos “haciendo que se lucha” en este tema, pero la realidad indica todo lo contrario. Además de nada vale prohibir estos alimentos dañinos en la escuela si después el consumo en casa o en el seno familiar es libre. Aquí falta conciencia. Si realmente queremos evitar la obesidad y el sobrepeso, antes que nos llegue, entonces debemos prevenirlo, vigilando lo que comen nuestros hijos y prohibiendo este consumo en todo momento.

A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...