La pata que falta

Por lo menos entre 400 y 500 pesos, según el tamaño del can cuesta el collar para proteger al animal contra el flebótomo de la Leishmaniasis, en tanto el repelente en aerosol, cuesta más de 200 pesos,
Esto significa que para encarar una lucha efectiva contra la enfermedad hay también que disponer de cierta cantidad de dinero por cada uno de los animales.
Ahora bien, teniendo en cuenta que la mayor parte de los perros callejeros están en los barrios o proceden de ellos, aunque lleguen al centro de la ciudad, el factor económico incide bastante en sus dueños.
La Leishmaniasis es de por sí una enfermedad grave y compleja debido a las consecuencias que implica.
Cuando los animales están enfermos la única solución es el sacrificio de los mismos, debido a que no se conoce curación efectiva alguna.
A nivel general vemos que existe cierta desidia, es poca la gente que realmente se preocupa por enfrentar el problema y tratar de evitar la llegada de un mal más grave, como sería la aparición de la enfermedad a nivel humano.
Pero en esto no hay varios elementos a tener en cuenta. Uno de ellos es la necesidad de armonizar el esfuerzo de todos, comenzando por el propio Estado que debería de subvencionar o incidir para la importación sin impuestos de los elementos recomendados a efectos de evitar que los perros sean contaminados entre las primeras medidas.
No basta con señalar que se están siguiendo pautas recomendadas a nivel internacional, porque en estas columnas hemos sostenido, por simple sentido común, que no nos parece que la campaña de castración que está llevando adelante la Comisión de Zoonosis sea la medida adecuada para enfrentar la emergencia sanitaria de la que se habla y nadie nos puede negar que el evitar que sigan naciendo perros, como es en buen romance lo que logra la castración, sea la medida indicada para evitar que el flebótomo se infecte cuando pica un perro infectado y luego infecte un ser humano, si lo pica.
Vale decir, puede ser una medida recomendable a mediano y largo plazo, pero no en el plazo inmediato, como indican precisamente los organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud o la Organización Panamericana de la Salud, institución que recomiendan el sacrificio de los animales enfermos debido a que no se conoce tratamiento, ni mucho menos una curación efectiva de la enfermedad.
Por estos motivos entendemos que aquí uno de los aspectos deficitarios en la lucha encarada es precisamente el aporte del Estado, que entendemos tiene que ir más allá del aspecto específicamente sanitario.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...