La prohibición de acercamiento una medida ineficaz

Una ley que no se cumple es una ley que se vuelve ridícula, muchas veces ha sido hecha contra la realidad social de la comunidad, vale decir que no cuenta con el respaldo de ésta o bien no el respaldo de los recursos humanos, técnicos, económicos y demás que requiere para fiscalizar su cumplimiento debidamente.
Una ley que existe, pero nadie la cumple se convierte en un hazmerreir de todos. Ejemplos de esto pueden hallarse muchos, en las disposiciones de la Ley Nacional de Tránsito, por ejemplo, los que hablan por celular manejando, los que no usan cinturón de seguridad, lo sque no tienen los espejos reglamentarios. Pero hoy nos interesa subrayar específicamente lo que sucede con las disposiciones legales que establecen la prohibición de acercamiento de los victimarios a sus víctimas en casos de violencia doméstica.
En la mayoría de los casos encontramos que quienes terminan ultimando a sus víctimas tenían prohibición de acercamiento, nada más que no la cumplían.
Aún cuando la hubieran incumplido esa única vez en que se acercaron a su víctima para ultimarla, la realidad indica que la prohibición de acercamiento, es totalmente ridícula, porque precisamente en los casos más graves, en los que realmente interesa proteger a las víctimas de probables agresiones, no es eficaz y sólo puede ser puesta en práctica cuando ya se consumó la agresión.
La novedad en stos radica en la tecnología de las tobilleras electrónicas que permitiría detectar a tiempo el acercamiento de un agresos con prohibición de acercamiento a su víctima.
De todas formas, si no hay recursos humanos que estén permanentemente vigilando este aspecto, seguirá siendo una medida ineficaz y esta es una de las causas de esta ineficacia.
Los casos de violencia doméstica constituyen los delitos más numerosos de la crónica policial diaria y los casos de crímenes por estos hechos han llegado a superar a otros casos de hechos más notorios, como los crímenes en rapiñas y similares.
Más que lamentarnos a diario, manifestar y movilizarnos, hechos que no dudamos aportan a visualizar la temática, se requiere exigir que haya medidas de protección más efectivas en estos casos.
Muhcas vidas jóvenes y a veces hasta niños se pierden en hechso de esta naturaleza. Obviamente que resulta difícil evaluar la gravedad del problema antes que suceda algún hecho de agresividad, pero a menudo la proliferación de estos hechos llevan precisamente a minimizar una situación que para nada es menor precisamente.