La rama es importante, pero el árbol mucho mas

cho más que agua termal. Si esta comienza a fallar tenemos la convicción que comenzamos a perder la veta principal de este atractivo.
Centros termales hay muchos y si hasta el momento los nuestros y la ciudad gozan de una indiscutible preferencia ha sido porque se ha vigilado debidamente estos servicios, aspecto que no podemos descuidar a riesgo de hipotecer el preciado privilegio que tenemos.
En este aspecto hay que tener muy claro que el mayor esfuerzo debe volcarse a la prevención, pero también es  importante que toda la población se involucre al momento de la represión de estos delitos, porque de quedar impunes seguramente seguirán cometiendo sus fechorías.
No se trata de un tema individual, sólo del afectado o de los afectados, sino de la comunidad toda, porque si perdemos la seguridad todos seremos víctimas del daño en mayor o menor grado.
¡Ojalá así lo entendamos!.

La similitud a la que recurrimos en este título pretende trasmitir el concepto que tenemos en materia de servicio al turista.

El Centro Comercial e Industrial de Salto ha impulsado con buen criterio, una campaña destinada a concientizar a la población sobre la importancia de recibir amablemente al turista, de informarle debidamente cuando lo requiera y de ser afable en general con el visitante.

Son aspectos que parecen menores, pero a la vez muy importantes para forjar en el visitante una buena imagen del lugar y de su gente.

Ahora bien – esta es sólo una rama del árbol – si a ese turista que tratamos bien, que recibimos afablemente, a la vuelta de la esquina los motochorros lo golpean, le roban y hasta cabe la posibilidad de que lo lastimen, de nada servirá nuestra amabilidad.

Esto nos ubica en la situación. Es importante que la población reciba bien y sea amable con el visitante, pero mucho más importante que esto es tener los demás servicios, de seguridad en primer término, pero también de ordenamiento en el tránsito, en la información y demás que requieran los turistas funcionando satisfactoriamente.

El adecuado funcionamiento de estos servicios es imprescindible, nada funcionaría si éstos no se cumplieran como es de esperar que lo hagan.

Por lo tanto, todos, desde la población a todos los actores sociales involucrados en el tema tenemos la obligación de contribuir y a su vez exigir que estos servicios se presten como debe hacerse.

En materia turística Salto vende tranquilidad, mucho más que agua termal. Si esta comienza a fallar tenemos la convicción que comenzamos a perder la veta principal de este atractivo.

Centros termales hay muchos y si hasta el momento los nuestros y la ciudad gozan de una indiscutible preferencia ha sido porque se ha vigilado debidamente estos servicios, aspecto que no podemos descuidar a riesgo de hipotecer el preciado privilegio que tenemos.

En este aspecto hay que tener muy claro que el mayor esfuerzo debe volcarse a la prevención, pero también es  importante que toda la población se involucre al momento de la represión de estos delitos, porque de quedar impunes seguramente seguirán cometiendo sus fechorías.

No se trata de un tema individual, sólo del afectado o de los afectados, sino de la comunidad toda, porque si perdemos la seguridad todos seremos víctimas del daño en mayor o menor grado.

¡Ojalá así lo entendamos!.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...