La “recomendación” es inoportuna

Que los Estados Unidos hubieran bajado de categoría al Uruguay, pasándonos de país sin problemas para ser visitado a país “poco recomendable” aconsejando a sus conciudadanos que adopten una serie de precauciones al venir, es realmente insólito.
Que sepamos es la primera vez que se hace algo similar y precisamente pocas horas después de haber efectuado esta “recomendación” se produce un par de matanzas en aquel país, que cuesta la vida a más de veinte personas y deja heridas a otras tantas.
Parece absurdo esta recomendación cuando entre los países menos recomendables para visitar debiera figurar precisamente el de los Estados Unidos.
No quiere esto decir que desconozcamos la situación que vivimos. El Uruguay de nuestros días ya no ofrece la misma paz y tranquilidad que ofrecía tiempo atrás, pero tampoco lo es el mundo entero.
Que hay lugares y zonas “poco recomendables” de visitar no lo descubriremos ahora. Los hubo siempre y en los EE.UU. hasta hay zonas enteras dominadas por asiáticos o africanos en los que prácticamente se “prohibía” la entrada a la gente que no era de su misma etnia, debido al riesgo que representaba.
Que se haga esta “recomendación” en estos momentos es un absurdo y sólo se nos ocurre que su propósito ha sido interferir en los próximos comicios, porque ni siquiera cuando en el país se torturaba y asesinaba a mansalva los Estados Unidos hicieron semejante recomendación a sus conciudadanos.
No creemos que vaya a tener efecto alguno, ni mucho menos la contrapartida efectuada por la cancillería uruguaya, pero al menos es un acto de soberanía que a nuestro criterio cabe porque no se puede dejar pasar inadvertidamente.
Todo turista sabe que debe manejarse con prudencia, tanto en el Uruguay como en cualquier país del mundo. Que existen denominadas “zonas rojas” dominadas por el delito tanto en nuestro país como en cualquier otro, también es cierto.
No vemos entonces razón alguna para que a poco menos de tres meses de las elecciones parlamentarias en nuestro país se formulen estas advertencias, como si se estuviera descubriendo su existencia.
Uruguay no es el país más peligroso de América Latina. Mucho menos lo es que los Estados Unidos y por lo tanto no cabe la “recomendación” efectuada. Aunque a algunos les venga bien y consideren que cabe debido al auge delictivo.
A.R.D.