La seguridad, un tema candente

La seguridad en Salto es un tema que ha estado presente en los últimos años, pese a que no es el nuestro un departamento con problemas graves en este aspecto, pero aún así no podemos ignorar que esta temática ha estado permanentemente en la atención popular.
El hecho de que no haya problemas permanentes de gravedad no quiere decir que sea una comunidad segura en este sentido.
Precisamente si no se plantean problemas mayores puede ser porque quienes utilizan esta plaza como acceso o egreso del país, por la facilidad con que se la puede vulnerar no quieren “quemarla”.
Y debemos reconocer que en nuestros días se nota una vigilancia policial mayor a la habitual, un trabajo permanente y atento en materia de prevención del delito, que es justo reconocer.
De todas formas, entendemos que Salto necesita un plan de seguridad -como lo hemos planteado hace ya mucho tiempo – que atienda a sus características muy particulares. Un río que es factible de atravesar en no más de cinco minutos cuando se cuenta con embarcaciones apropiadas, fronteras secas que permiten llegar al Brasil y un Paso de Frontera donde inexplicablemente no había (al menos hasta poco tiempo atrás) presencia del organismo de seguridad que se supone tiene control e información sobre los delincuentes internacionales que podrían movilizarse a través de esta vía de tránsito.
Salto Grande es una de las vías donde se registra un intenso movimiento, tanto de personas como de transporte de carga y en más de una ocasión se ha logrado incautar importantes volúmenes de drogas, además de verificarse el intento de acción de los denominados “piratas del asfalto” de la vecina nación argentina.
Un plan de seguridad debe contemplar todas estas particularidades del departamento. Disponer de los elementos necesarios para la vigilancia permanente, complementada con inspecciones preventivas, son sólo aspectos que entendemos esenciales y nadie ha explicado hasta el día de hoy, por ejemplo, por qué se eliminó el destacamento de Prefectura en Corralito, zona por la que se presume existe un intenso tráfico de todo tipo.
Días atrás lo dijimos y señalamos que había algunas chacras en las que no se veía precisamente una producción permanente y seguramente la actividad que en ellas se desarrollaban no tenían mucho que ver con la producción. Una lectora nos llamó con cierto enojo para decirnos que en las chacras del lugar se producía y seguramente no habíamos ido por allí, aunque admitió que frecuentemente y no sólo de noche pasaba contrabando, dado que es permanente la presencia de gente extraña “que pide para ir a pescar” y cuando se van nadie les va a controlar qué es lo que llevan…”
Esta es la realidad de la cuestión. No tenemos duda alguna de que los chacreros tradicionales del lugar están en su actividad y no se dedican a controlar lo demás y obviamente que no nos referíamos a ellos, pero también saben que hay excepciones.
La cuestión es que este es, o debería ser al menos un tema de todos y en algún momento habrá que tomarlo en serio.
Alberto Rodríguez Díaz







El tiempo

Ediciones anteriores

diciembre 2018
L M X J V S D
« nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

  • Otras Noticias...