La tenencia responsable de los perros

Testigo involuntario del ataque de un perro de importante porte a una señora adulta mayor que pasaba por el lugar, a quien mordió a la altura del muslo, cuando escapó del control de su dueña, una muchacha que lo mantenía asido de una correa, el hecho nos dio pie para reflexionar sobre la tenencia responsable de los animales.
En el caso que nos ocupa entendemos que fue más un accidente, un descuido o una desatención, que una irresponsabilidad.
Es que el can permanecía en la vereda controlado por su dueña, cuando en determinado logró escapar de dicho control, atacando a quien pasaba por el lugar.
De todas formas en el hecho no caben dos lecturas los perros peligrosos no pueden ser descuidados, ni siquiera cuando estén sujetados, porque siempre cabe la posibilidad de que se escapen a este control. Es más, tenemos entendido que la ley de Tenencia Responsable de los Animales establece que los canes sólo pueden estar en la vía pública provistos de bozal.
En caso de mordidas a personas el animal debe ser obligadamente sometido a cuarentena para determinar la posibilidad de que sea portador de enfermedades, en algunos casos muy graves.
Esto supone contratiempos para todos y pese a que estos controles debieran ser obligatorios, es sabido que son pocos los animales que tienen toda la documentación en regla y en cambio muchos propietarios que ignoran todas las exigencias existentes para esta tenencia.
Nada tenemos contra los animales, al contrario, somos partidarios de la tenencia de ellos, sobre todo en aquellos hogares en que hay niños y las mascotas adquieren una importante relevancia para ellos y para toda la familia.
Pero nobleza obliga. La responsabilidad de lo que haga el animal será siempre de la persona que lo tiene. No compartimos la tenencia de perros feroces, que no es del caso, pero existen razas de canes feroces que no debieran autorizarse, siquiera bajo estrictos controles, porque a la prueba está que han sido protagonistas de hechos lamentables que llegan incluso a la muerte de sus víctimas.
Es más mucho se debió batallar para que los propietarios de perros con Leishmaniasis autorizaran que estos sean sacrificados, dado que se trata de una enfermedad incurable y trasmisible a los seres humanos.
Como se verá las complicaciones pueden ser muchas, aún cuando se trate de un animal sano y de una persona, la mordida totalmente sana, por lo tanto lo mejor es adoptar las precauciones debidas a tiempo.
A.R.D.