La Universidad: un tesoro a resguardar

Dentro de las instituciones más prestigiosas de nuestro país se halla precisamente la Universidad de la República, cuya autonomía es uno de los elementos que han servido para ganar en prestigio, al no ser arrastrada por los sacudones políticos circunstanciales, que ha sabido sobrellevar aunque no sin el costo de algunos mártires estudiantiles que no se tienen que olvidar jamás.
Precisamente el mantenimiento de este prestigio se asentó en la cristalinidad de los elementos que se exigen para participar en la elección de sus autoridades de los tres órdenes (egresados, estudiantes y docentes).
La reciente instancia vivida en la principal casa de estudios del país, debe servir para el estudio y el análisis, a la luz de la defensa de estos postulados, muy caros para la democracia nacional.
Todas las ideologías tienen entre sus aspiraciones prioritarias incidir en la educación, incluida la UDELAR para lograr egresados afines a sus ideas, aspecto que hasta el momento ha sido sorteado con éxito por sus conductores.
En tiempos de menor conflictividad, cuanto disminuye el interés por la militancia y el interés se pone en otros temas, es cuando se intenta hacer prosperar intereses que nada tienen que ver con el rico historial de la Universidad Pública del Uruguay, una institución que ha abierto sus puertas a los sectores de menos recursos.
Pocas universidades del mundo pueden compararse a la nuestra en cuanto a libre acceso, porque en la mayoría de los casos estos estudios tienen costo. Las universidades gratuitas son pocas en el mundo.
Aquí en especial en Salto, el crecimiento de la matrícula y el acceso a la UDELAR por parte de los hijos de obreros y de personas que no tendrían ninguna posibilidad en otras partes del mundo es notorio y es uno de los valores que todos los uruguayos estamos obligados a defender.
Seguramente que el sistema tiene defectos, tiene cosas a corregir y costos (para los egresados) que probablemente haya que revisar, pero esto no debe opacar las bondades de un sistema que ha ido ganando prestigio paulatinamente a través de los años.
Al momento de escribir esta columna en EL PUEBLO, no disponemos de una información fina y detallada de los resultados de esta instancia cívica, pero todo indica que las bases sustanciales de la institución señera para el país se mantendrán como un preciado tesoro que a todos nos corresponde resguardar.
Esperamos que así haya sido.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...