La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad

Por estos días Salto ha estado y sigue estando en el centro de la atención pública e infelizmente por noticias y situaciones nada agradables ni menos favorables por supuesto.
A las peores inundaciones registradas en los últimos 50 años a esta parte, con cerca de 5.000 personas y alrededor de 1.600 familias desplazadas por el agua del río Uruguay, le sucede una situación sanitaria ya existente, en algunos casos desde varios años atrás, que se ha visto sensiblemente agravada a consecuencia de las inundaciones.
Pero a todo esto, es oportuno precisar cual es la situación real y concreta hoy, sin esconder nada, pero también sin alarmar innecesariamente.
Con respecto al Dengue, hace por lo menos 30 años (desde que era Director de Salud el Dr. Julio Leivas) que se constató la presencia del mosquito Aedes Aegypti trasmisor de la enfermedad en Salto. Es la misma situación que hoy tiene todo el Uruguay. Está presente el vector de la enfermedad, la diferencia con prácticamente el resto de América Latina es que no hay Dengue autóctono, esto es, casos de personas que hayan contraído la enfermedad en nuestro país. Hubo y hay casos de personas que han viajado a otros países y cuando regresan se les despierta la enfermedad. En definitiva no hay Dengue.
Con respecto a la Leishmaniasis, probablemente la mayor preocupación en estos momentos, se ha comprobado la existencia del parásito, causante de la enfermedad en perros que es el animal reservorio más frecuente y también se comprobó la existencia del flebótomo (jejenes) que es el vector de la enfermedad. De todas formas hay que saber que no hay leishmaniasis a nivel humano.
La Chikungunya, en enfermedad también epidémica presente en la región, incluso en cercanas provincias argentinas, trasmitida también por el Aedes Aegypti, tampoco se han presentado casos hasta el momento.
En definitiva, no hay Chikungunya.
Por último, quizás la más temible y reciente enfermedad cuya existencia se ha comprobado en América Latina y según la Organización Mundial de la Salud se entenderá a todo el sub continente, el Zika, con riesgo latente de microcefaleas para los bebés en gestación, también trasmitido por el Aedes Aegypti, tampoco se han presentado casos hasta el momento.
Vale decir no hay Zika.
En buen romance, Salto no tiene ninguna de estas plagas, pero en todos los casos tiene riesgo de que aparezcan. Con relación a algunas de estas plagas el riesgo no es mayor al que tiene el país entero (Dengue, Zika, Chikungunya).
Por lo tanto, para ubicarnos debidamente en el tema debemos atenernos a la realidad, no se trata de bajar los brazos porque no tenemos las enfermedades, sino todo lo contrario, de asumir la necesidad de prevenir para evitar que lleguen, porque no estamos a salvo y en cualquier momento puede aparecer una o todas estas plagas.
Esta es la situación real y concreta.
Alberto Rodríguez Díaz