La violencia contra la mujer

edAmnistía Internacional Uruguay lanzó una campaña por el Día Internacional por la eliminación de la violencia hacia las mujeres, con un video que denuncia la violencia durante el parto. El objetivo es que este video llegue a ser el menos visto en Internet, porque no tenga ya novedad ni motivo para ser visto, explican sus impulsores.

En el Uruguay muere una mujer cada nueve días víctima de violencia doméstica. Más de la mitad de estas mujeres son asesinadas por su pareja o su ex pareja.

Precisamente ayer en Montevideo una mujer murió estrangulada por su pareja.

En esta temática hay mucho camino por recorrer. Más de 20 casos de violencia doméstica que tienen como víctimas a mujeres se denuncian por día en el país.

A ello hay que sumarle el hecho de que muchos casos no se denuncian, ya sea por temor, por desidia o porque no se tiene suficiente confianza en el sistema de represión de estos hechos.

Esta situación denota un trasfondo social muy claro, aunque difícil de entender.

El hombre sigue creyendo que tiene determinadas atribuciones o privilegios sobre la mujer y por lo tanto cuando ésta reclama sus derechos, suelen plantearse conflictos y situaciones de tensión que a veces llegan a la violencia extrema. Pero más allá de estos casos extremos, existen casos de violencia doméstica a diario, que no llegan a tanto, pero de cualquier manera violentan los derechos de las mujeres, ya sea mediante violencia física o psicológica, pero siempre van contra mujeres, niños o ancianos. Para rescatar la dignidad de las mujeres, ya sean niñas, adolescentes jóvenes o adultas, es necesario cambiar radicalmente el concepto que se tiene de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad.

Lo paradójico, es que cuanto menos educación y menos nivel cultural también menos respeto alcanza en la sociedad.

En cambio con el mismo nivel cultural y de educación, el hombre es más respetado en una sociedad que sigue teniendo un alto índice de machismo, aunque no lo admita así.

Ya sea en el ámbito laboral, como en muchos otros, la dignidad de la mujer debe abrirse paso muchas veces forzando cosas, porque éstas suelen ser bastante difíciles.