Largamos de atrás, esperemos llegar a tiempo

Una nota firmada por Nelly Barrios, de la redacción de “Observa” (edición digital de El Observador)  da cuenta del rezago de Uruguay en materia de estudio y desarrollo de políticas de Estado para atender el cambio climático. Estima que  el país lleva unos 20 años de atraso en la materia. “Sin embargo, para avanzar hacen falta profesionales idóneos”, señala y destaca que hoy se está caminando en esta dirección.
Muchos son los pasos que se dan a varios niveles para que Uruguay tenga una política de Estado que atienda los efectos del cambio climático a escala local, expresa Barrios. Sin embargo, también son muchos los factores que atentan contra el desarrollo de esas políticas. El director de la Licenciatura en Ciencias de la Atmósfera de la Universidad de la República, Marcelo Barreiro, contó a Observa los entretelones de una cara descuidada en materia de cambio climático: la formación de profesionales idóneos”.
“El rezago que tenemos es inexplicable”, aseveró Barreiro, quien comentó que la primera licenciatura en ciencias de la atmósfera de Sudamérica se gestó en la Universidad de Buenos Aires. “Estamos completamente rezagados, porque nunca se le dio importancia al tema”, amplió. Pese a este pasado, el docente entiende que Uruguay está dando pasos positivos para salir de ese rezago en el que estuvo durante 20 años.
La explicación es sencilla: “Se comenzó a comprender que dependemos fuertemente del clima” y que sus alteraciones y variabilidades tienen fuerte repercusión en la actividad económica, agropecuaria, turística y social. “Por suerte las cosas están cambiando y esperemos que siga transitando en el camino de ir sumando. Necesitamos gente, y la salida laboral no es un problema”, mencionó.
La licenciatura en Ciencias de la Atmósfera fue creada en 2006 -y empezó a recibir alumnos un año después- para atender la ausencia de una carrera universitaria en el área. Dos intentos anteriores, en las décadas de 1970 y 1980, no dieron demasiados frutos. Solo dos profesionales egresaron a fines de 1980 y luego se cerró. La generación que comenzó en el S XXI, compuesta por unos 30 estudiantes, aún sigue en carrera. Con viento a favor y mucho estudio egresarán en 2010.
Pese a esto el director de la carrera reflexionó sobre la formación de recursos humanos con optimismo. “Esperamos que esta nueva licenciatura funcione, porque por primera vez en el país hay un cuerpo de docentes -integrado por unas ocho personas- con formación idónea vinculada a las ciencias de la atmósfera. Todos debieron formarse en el exterior para poder lograrlo, pero antes los docentes eran solo tres y para una licenciatura es imposible”, comentó el investigador.
Se trata del primer paso en la línea de una política seria, en la que la política ambiental sea tomada como corresponde. Los técnicos, debidamente formados deberán ser posteriormente el fermento para hablar con autoridad y conocimiento a la población uruguaya para que asumamos la trascendencia del tema.