Las inversiones en publicidad de empresas estatales

Nada menos que el Presidente de la República acaba de hacer pública su impresión al corroborar que el 90 por ciento de la publicidad de las empresas públicas, queda en los medios montevideanos.
Al hacer pública su impresión por el tema, Mujica está asumiendo la necesidad de terminar con una situación a todas luces injusta.
Este gobierno y el anterior se ha preocupado esencialmente por la equidad y por tratar de “distribuir” más equitativamente la riqueza, y por manejarse con total  absoluta transparencia, objetivos ampliamente compartidos.
Ahora bien, cuando la realidad interna muestra que se hace otra cosa  no lo que se dice, los ideales se vuelven sólo palabras.
Si el Estado distribuye los recursos que gasta en publicidad en forma totalmente injusta, cosa bastante conocida y “añeja” y no tiene la capacidad de corregir esta injusticia, resulta muy poco creíble su verdadero interés en ganar equidad, salvo cuando se trata de recursos privados y no públicos.
Pocas horas después de las manifestaciones del presidente de la República, que obviamente adquieren gran importancia, trascendió otra “inversión” de una de las empresas que está más cuestionada por sus gastos en este rubro.
ANTEL gastó casi 70 mil dólares en entrevistas que fueron publicadas en la revista Wall Strett Market Reseach y Time, según denunció el diputado colorado, Fitzgerald Cantero.
La presidenta del ente público, Carolina Cosse, defendió la millonaria inversión este martes durante su comparecencia ante la comisión de Industria, Energía y Minería de la Cámara de Diputados, en entrevistas que difunden aspectos del gobierno electrónico, que la oposición opina que no es tan eficiente como se afirma en dichas entrevistas.
En el fondo hay dos aspectos esenciales. En primer lugar, ¿qué estudios se hacen para saber qué tipo de publicidad necesita cada empresa pública y en qué medios resulta más aconsejable según el caso, el producto y los objetivos que se persiguen?.
¿Estos sondeos se hacen? ¿Quién o quienes los hacen? ¿Se actualizan?
Es sabido – y el Presidente de la República así lo admite – que en algunos lugares del interior de la República hay medios locales que tienen mucho más incidencia que cualquiera de los medios nacionales y sin embargo no son tenidos en cuenta a la hora de la distribución de la  publicidad.
Si ni siquiera el Presidente de la República puede hacerlo ¿habrá alguien capaz de cambiar esta situación, además de criticarla?
n

Nada menos que el Presidente de la República acaba de hacer pública su impresión al corroborar que el 90 por ciento de la publicidad de las empresas públicas, queda en los medios montevideanos.

Al hacer pública su impresión por el tema, Mujica está asumiendo la necesidad de terminar con una situación a todas luces injusta.

Este gobierno y el anterior se ha preocupado esencialmente por la equidad y por tratar de “distribuir” más equitativamente la riqueza, y por manejarse con total  absoluta transparencia, objetivos ampliamente compartidos.

Ahora bien, cuando la realidad interna muestra que se hace otra cosa  no lo que se dice, los ideales se vuelven sólo palabras.

Si el Estado distribuye los recursos que gasta en publicidad en forma totalmente injusta, cosa bastante conocida y “añeja” y no tiene la capacidad de corregir esta injusticia, resulta muy poco creíble su verdadero interés en ganar equidad, salvo cuando se trata de recursos privados y no públicos.

Pocas horas después de las manifestaciones del presidente de la República, que obviamente adquieren gran importancia, trascendió otra “inversión” de una de las empresas que está más cuestionada por sus gastos en este rubro.

ANTEL gastó casi 70 mil dólares en entrevistas que fueron publicadas en la revista Wall Strett Market Reseach y Time, según denunció el diputado colorado, Fitzgerald Cantero.

La presidenta del ente público, Carolina Cosse, defendió la millonaria inversión este martes durante su comparecencia ante la comisión de Industria, Energía y Minería de la Cámara de Diputados, en entrevistas que difunden aspectos del gobierno electrónico, que la oposición opina que no es tan eficiente como se afirma en dichas entrevistas.

En el fondo hay dos aspectos esenciales. En primer lugar, ¿qué estudios se hacen para saber qué tipo de publicidad necesita cada empresa pública y en qué medios resulta más aconsejable según el caso, el producto y los objetivos que se persiguen?.

¿Estos sondeos se hacen? ¿Quién o quienes los hacen? ¿Se actualizan?

Es sabido – y el Presidente de la República así lo admite – que en algunos lugares del interior de la República hay medios locales que tienen mucho más incidencia que cualquiera de los medios nacionales y sin embargo no son tenidos en cuenta a la hora de la distribución de la  publicidad.

Si ni siquiera el Presidente de la República puede hacerlo ¿habrá alguien capaz de cambiar esta situación, además de criticarla?