Las posiciones extremas no llevan a nada

Para el martes próximo está programada una marcha de los productores agropecuarios denominados “Los indignados” hacia la ciudad de Durazno. Todo indica que productores, comerciantes, empresarios y “gente de a pie” autoconvocada para la oportunidad habrán de reunirse en un número muy importante en esa instancia.
El movimiento de productores disconformes con las condiciones de producción que ofrece en estos momentos el país, comenzó a manifestarse recientemente, en este incipiente 2018.
En principio se dijo que el motivo principal de la manifestación que tuvo lugar en Paysandú, radicaba en el hecho de que el gobierno nacional, encabezado por el Dr. Tabaré Vázquez no les prestaba atención y no quería recibirlos.
Posteriormente se realizó una reunión entre dirigentes de instituciones de productores y representantes del gobierno, encabezados por Tabaré Vázquez.
En la ocasión el gobierno convocó a conformar una mesa de diálogo para analizar la situación rubro por rubro.
En el marco de esta situación, los “indignados” manifestaron que no se sienten representados por las instituciones y a su vez el gobierno nacional se niega a reconocer otros representantes de la producción que no sean las instituciones debidamente conformadas.
Lo que vemos es que estas posiciones indican una radicalización que puede ser muy negativa para todos y en especial para el país. El gobierno se niega a legitimar la situación de todos los que participan en estas marchas, mientras que los “indignados” se niegan a considerar solución alguna que no contemple a todos los sectores, porque consideren que no es un problema puntual, sino una situación generalizada.
En este contexto, creemos que es una situación relativamente nueva (tiene como antecedente el movimiento “No Va Más”, o movimiento de las piedras verdes que surgiera en Salto, a principios del 2.000 y se extendiera a todo el país, llegando con tractores y a caballo hasta el mismísimo Palacio Legislativo.
Creemos que sería un error entender que sólo se trata de poca gente o de algunos sectores, precisamente porque mal o bien son muchos los que se sienten involucrados.
Por otra parte, la cuestión en estos movimientos es precisamente mantenerlos en el tiempo, porque en caso contrario “mueren de inanición”, debido a que la falta de respuestas, los pone en la disyuntiva de ir tomando acciones cada vez más graves o disuadirse.
Frente a este panorama hemos dicho e insistimos: la única salida es el diálogo, con disposición a entender y atender la situación.
Ojalá se entienda.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...