Lejos del mejor nivel de democracia

Con frecuencia los uruguayos solemos enorgullecernos de la democracia que tenemos. Es más, hoy más de un estudio internacional nos otorga una buena ubicación en cuanto a que Uruguay ostenta un nivel bajo, sino nulo de corrupción.
Sin embargo no todo lo que brilla es oro. DefensorVecino
Aún cuando reconocemos que hoy las garantías ciudadanas tienen plena vigencia en el país y la libertad de prensa, valor tan trascendente en una democracia, también tiene una vigencia incuestionable, sólo discutible en cuanto al alcance que se le suele otorgar, la democracia uruguaya está lejos der ser fuerte y vigorosa, si por ella entendemos un sistema transparente, equitatitvo y sobre todo sujeto plenamente a derecho.
Nos explicamos. Hace ya varios años que Uruguay intentó poner en vigencia la figura del “ombusdman”, o defensor del pueblo, un cargo político existente en muchos países y en especial en Europa, cuya designación se hace por lo general por determinada mayoría parlamentaria.
En nuestro país, existieron diferentes proyectos en la materia, pero ninguno de ellos prosperó. Cuando se estuvo más cerca de llegar a un acuerdo, se pensaba en nombrar tres, defensores del pueblo, vale decir uno por cada uno de los partidos mayoritarios, porque en realidad nadie estaba dispuesto a ceder espacio político y todos estaban igualmente convencidos que ésta sería la función del “ombusdman”, aunque ninguno lo asumiera públicamente, cada partido albergaba la idea de poder manipular al “ombusdman” de aceurdo a sus intereses.
La única figura parecida a este cargo que logró la aprobación correspondiente, en este caso en la Junta Departamental de Montevideo, fue la del Defensor del Vecino (Psic. Social Fernando Rodríguez), un cargo que fuera instituido por seis años y prorrogable por tres más.
Este Defensor del Vecino ha tenido aciertos y errores en su accionar, pero en general ha cumplido el rol que se le asignó, de recibir quejas y preocupaciones de los vecinos del departamento, sin atarse a la burocracia interna de cada institución.
Los problemas mayores han surgido cuando se entiende que este Defensor del vecino se ha excedido en sus funciones.
De todas formas hay un camino hecho, una experiencia que no debiera perderse, porque pronto será necesario pronunciarse por la prórroga de su mandato o la designación de un nuevo defensor del Vecino, por parte de la Junta Departamental de Montevideo.
Sería una buena muestra de madurez que el parlamento uruguayo también asumiera esta decisión y en lugar de proclamar la madurez democrática, pasara a demostrarla, designando el Defensor del Pueblo, como corresponde.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...