Libertad pero con responsabilidad

Días atrás en estas columnas analizábamos la vigencia de la Libertad de Opinión en nuestro país y coincidíamos en que se trata de un valor muy importante de nuestro sistema democrático, que es necesario cuidar y defender permanentemente.
Esto no significa que se defienda a rajatablas el derecho a decir “todo lo que se me antoja y de quien se me antoja”.
Para entendernos. Somos acérrimos defensores de la Libertad de Opinión, conocemos y valoramos debidamente su plena vigencia, como también sabemos el costo que tiene la eliminación o la supresión de los mismos.
Esto no significa que apoyemos y admitamos los alcances que están fuera de la ley. Vale decir que la difamación y la calumnia no son de recibo. Somos partidarios de que se les siga considerando delito y de probarlo debidamente deben ser sancionados por la ley como corresponde.
Que se entienda bien, la Libertad de Opinión no se estableció para cobijar delitos de especie alguna y no es el concepto que tenemos en la materia.
Creemos que tampoco debe prestarse para sancionar a quien o quienes la violan por ignorancia o desconocimiento de su alcance, pero sí a aquellos represores que aún conociendo su alcance especulan o tratan de manipularla para acallar aquellas voces que “les molestan”.
Siempre hemos defendido la Libertad de Opinión y aún a riesgo de favorecer infractores, de saber que se han violado las disposiciones al respecto, hemos optado por tratar de exonerar a infractores, antes que de sancionar a inocentes o gente que no conoce debidamente el alcance de dicho derecho.
La actual Ley de Prensa (16.099) establece una condición esencial para condenar por este motivo a un acusado y es la de probar que hubo “real malicia”, vale decir el deseo de hacer daño específico a quien se ha involucrado.
Este aspecto, impecablemente establecido es a nuestro criterio el que hace la diferencia entre el deseo de dañar y perjudicar específicamente a una persona o institución o cuestionar y acusar incluso a una persona.
De todo esto, lo que defendemos es una Libertad de Opinión responsable, argumentada e irrefutable, rechazando y condenando a quienes acusan teniendo como base “rumores” o “bolazos” sin identificar fuente alguna.
En esto es a nuestro criterio necesario que se haga una permanente y profunda difusión de dichas disposiciones.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...