Lo lamentable es el concepto

El genocidio de Ruanda. Es un tema que tiene poca prensa, aunque haya dejado casi un millón de muertos en sólo cien días.
Es que la matanza de los Tutsi, a manos de los Hutu y probablemente según se sospecha contando con la aquiescencia de alguna potencia europea o asiática se estima que alcanzó a asesinar cerca del 75 por ciento de los Tutsi, la última tribu llegada a Rwanda.
El reciente descubrimiento de una fosa común, con algo así como 80 mil cadáveres, da idea de la crueldad de esta matanza.
Obviamente que Rwanda (o Ruanda), en el Africa Central es un territorio pobre, queno tiene las riquezas del Congo o de Sudáfrica mismo y por lo tanto lo que allí suceda no es de interés de las grandes potencias.
Pero la matanza de los Tutsi en Rwanda alcanza cifras muy parecidas al genocidio del pueblo armenio, a manos de ´Turquía, aunque hasta el momento este país no o haya reconocido.
Es hora que entendamos que el planeta es uno solo y lo que pasa en Africa nos debe de interesar e importar como lo que pasa alrededor nuestro. Es que tarde o temprano también aquí se verán las consecuencias.
Es probable que si saliéramos a preguntar a nuestros conciudadanos si están enterados de lo que pasó en Rwanda hace ya 25 años, difícilmente lo sepan. Es que así son las cosas, no somos capaces ni lo hemos sido históricamente, de ver más allá de nuestras narices- De ver qué es lo que se está gestando o existe en otras latitudes e inexorablemente se habrá de proyectar en nosotros.
La existencia de este concepto de que las cosas “se solucionan” eliminando a los rivales o adversarios o simplemente a quienes piensan diferente traerá tarde o temprano seguidores e imitadores que habrán de enquistarse entre nosotros.
La matanza de Rwanda debe ser condenada unánimemente por todo el planeta. Casi un millón de personas, mujeres, niños y ancianos han sido cruelmente asesinado solamente por su raza o mejor dicho por su procedencia.
Y no son sólo sus acciones, de por si aberrantes, lo que debe movernos, sino sobre todo la existencia de un concepto totalmente condenable. Europa tiene en estos momentos que resolver el tema de una migración permanente. También lo tienen los Estados Unidos.
No es por casualidad que se registran estos movimientos masivos, sino por causalidad. El mundo del neoliberalismo económico nos ha convencido de que existen verdaderas “mecas” económicas y hacia allí debemos dirigirnos. Millones y millones de personas lo están haciendo y si la solución fuera “eliminarlos”, ¡pobre de nosotros!

A.R.D.