Lo que dejamos de lado

Muchas veces dejamos de lado, a veces sin dejarnos cuenta y a veces de ex profeso, la responsabilidad que nos cabe como adultos, como padres, como
conductores de vehículos, como ciudadanos o como simples integrantes de la comunidad.
No es secreto para nadie, por ejemplo, que como consecuencia del doble trabajo (de padre y madre), los niños que no tienen un familiar directo, como pueden ser abuelos u otras personas de confianza, suelen ser confiados a terceras personas que muchas veces no son todo lo confiable que se piensa, precisamente.
Lo que acaba de trascender a la opinión pública, con un niño que sufría ataques de epilepsia y muriera asfixiado en el interior de un castillo inflable, cuando participaba de un cumpleaños y nadie se interesó por su suerte cuando, según la fiscalía actuante, se lo veía caído en el centro de otros niños que saltaban a su alrededor.
Es que frecuentemente los padres y las personas adultas confiamos nuestros hijos en la puerta de los cumpleaños, a los padres del niño que festeja su cumpleaños, sin interesarnos mayormente en quienes son, y sobre todo que responsabilidad tienen. Mucho menos nos interesamos por saber como pasan nuestros niños en esas circunstancias.
Como conductores de vehículos resulta fácil saber que prácticamente no hay nadie que en alguna ocasión no haya visto, por lo menos a un conductor, manejando con una mano y sosteniendo con la otra el teléfono móvil o celular, mientras habla.
Si la referencia es más amplia y abarcan a la mayoría de los integrantes de la comunidad, nos encontramos con que la conducta frente al medio ambiente deja mucho que desear. La enorme mayoría de la población se maneja irresponsablemente frente a la preservación de los recursos naturales, ya sea el agua, el aire o la tierra misma, elementos que aparecen cada vez mas contaminados.
Cuando nos asombramos por la irresponsabilidad y las imprudencias de adolescentes y jóvenes, ya sea cuando consumen sustancias que saben que a lo largo les serán nocivas. Cuando se manejan con total imprudencia manejando una moto o cualquier otro vehículo en la vía pública, deberíamos de pensar si no tenemos al menos parte de la responsabilidad en estas situaciones.
Es que tenemos que admitir que muchas veces nos manejamos irresponsablemente y nuestra conducta en la comunidad deja mucho que desear.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...