Lo que no se debe permitir

“Sos un asesino…después llevás a alguien por delante y no tenés la culpa…”
El reproche con toda la bronca fue pronunciado por un trabajador nocturno que salía de su trabajo, motonetista él, y el destinatario un taximetrista que acababa de pasar con luz roja en la esquina céntrica…
La respuesta burlona fue ¿con qué vás a probarlo…?….
Estas cosas están sucediendo en la madrugada salteña. El hecho que nos ocupa se registró alrededor de las 6 de la mañana en un fin de semana reciente.
La circulación alocada de algunos taximetristas – no todos por supuesto – por hacer un viaje más a esa hora, es un hecho que lo puede notar cualquier conductor o peatón inclusive. Sin embargo, no hay que sepamos, controles especiales a esa hora.
Es imprescindible que los sábados y domingos a la hora de salida de los bailes se tomen las medidas que corresponda, porque los denominados “siniestros” de tránsito (aquellos que son consecuencia de nuestra propia irresponsabilidad),  están a la orden del día, pero nunca se llega a saber con claridad cuáles han sido estas causas.
Nos gustaría saber de qué forma y quién o quiénes controlan la velocidad en las calles salteñas.
Nos gustaría saber por qué, las infracciones que suceden a diario en las calles de la ciudad, como parar sobre el espacio reservado para el cruce de peatones, no ceder la preferencia a éstos en las esquinas y otras irregularidades muy frecuentes, no son sancionadas u observadas debidamente.
A veces se registran frente a los inspectores de tránsito de la Intendencia y éstos prefieren mirar para otro lado, para “no complicarse”.
En estos casos nos queda la duda si lo hacen por ignorancia, que es lo más probable, o por el expreso deseo de transgredir las normas en forma irrespetuosa.
Transitar por las calles de la ciudad suele ser una acción riesgosa, porque las imprudencias están a la orden del día.
Ni que hablar de las motos sin matrícula que circulan por estos días, muchas de ellas armadas de “pedazos” de otras.
No desconocemos que la labor de los inspectores de tránsito es difícil, antipática y a menudo hasta riesgosa. Ahora bien, la forma  de cumplirla de la mejor manera posible, es obrando con corrección, con educación, pero también con toda firmeza.
La Policía y la Justicia tienen que brindarle todo el respaldo que corresponde a quienes obran correctamente, como debe ser, sin excesos, sin prepotencia, pero también sin omitir la función que les ha encomendado la comunidad.
De eso se trata.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...