Los ataques al medio ambiente

La basura electrónica es un problema en todo el mundo. Solo en nuestro país, las estimaciones son de 100 mil computadoras que salen de servicio al año. Si el porcentaje es similar en todos los países que tienen un nivel económico similar al nuestro podemos tener idea de lo que significa a nivel mundial este problema. Ni que hablar del grado que puede alcanzar en los denominados “países ricos”, donde existe mucho mayor porcentaje de estos deshechos aún.
Los materiales que continuamente se descartan de los aparatos electrónicos, llámense computadoras, teléfonos celulares, televisores y similares, constituyen uno de los problemas más graves que tiene sin resolver la humanidad de nuestros días.
No solo se trata de un problema de espacio, que seguramente existe, sino también de un tema de ¿qué hacer con los materiales de los que están hechos estos aparatos y cuyo reciclaje no es fácil?
En muchos lugares a lo sumo se ha dispuesto de un sitio o una forma de reunir esta basura para luego darle un destino único, generalmente en un basurero o vertedero donde gran parte de los materiales de menor porte son enterrados.
Esto a lo sumo significa sacar el problema de la vista del público, pero sin darle una solución adecuada. En otros casos se los aporta a centros de estudios que tampoco tienen forma alguna de reciclar estos aparatos o recuperar los materiales de los que están hechos y a lo sumo los van acumulando a la espera de que algún día puedan reciclarlos.
Pero con ser un problema importante, la basura electrónica no es el único problema de nuestros días. La crecida del río y sobre todo los vaivenes que determina la evacuación de agua de la represa, nos muestra la basura que arrastran los cursos de agua.
Para muestra basta un botón. En cualquier punto de la ciudad donde la crecida ha retrocedido un tanto luego de alcanzar un nivel más elevado, puede verse la basura sobre todo de plásticos y nylon que queda depositada en la vía pública.
En ambos casos se trata de problemas generados exclusivamente por el ser humano, por los integrantes de una sociedad que está orientada al “use y tire” y que tarde o temprano tendrá que pagar esta desidia en su contra.
Es que la naturaleza nos pasará factura. Hoy el recalentamiento global es solo una muestra de ello. Las islas de plástico en los mares y océanos es otra, pero llegará el momento en que estos problemas serán tan graves que será difícil de revertirlos.
Todavía estamos a tiempo para evitar estas consecuencias, pero es necesario que comencemos a ocuparnos hoy de estos temas, porque en caso contrario quizás cuando nos ocupemos ya será tarde.

La basura electrónica es un problema en todo el mundo. Solo en nuestro país, las estimaciones son de 100 mil computadoras que salen de servicio al año. Si el porcentaje es similar en todos los países que tienen un nivel económico similar al nuestro podemos tener idea de lo que significa a nivel mundial este problema. Ni que hablar del grado que puede alcanzar en los denominados “países ricos”, donde existe mucho mayor porcentaje de estos deshechos aún.

Los materiales que continuamente se descartan de los aparatos electrónicos, llámense computadoras, teléfonos celulares, televisores y similares, constituyen uno de los problemas más graves que tiene sin resolver la humanidad de nuestros días.

No solo se trata de un problema de espacio, que seguramente existe, sino también de un tema de ¿qué hacer con los materiales de los que están hechos estos aparatos y cuyo reciclaje no es fácil?

En muchos lugares a lo sumo se ha dispuesto de un sitio o una forma de reunir esta basura para luego darle un destino único, generalmente en un basurero o vertedero donde gran parte de los materiales de menor porte son enterrados.

Esto a lo sumo significa sacar el problema de la vista del público, pero sin darle una solución adecuada. En otros casos se los aporta a centros de estudios que tampoco tienen forma alguna de reciclar estos aparatos o recuperar los materiales de los que están hechos y a lo sumo los van acumulando a la espera de que algún día puedan reciclarlos.

Pero con ser un problema importante, la basura electrónica no es el único problema de nuestros días. La crecida del río y sobre todo los vaivenes que determina la evacuación de agua de la represa, nos muestra la basura que arrastran los cursos de agua.

Para muestra basta un botón. En cualquier punto de la ciudad donde la crecida ha retrocedido un tanto luego de alcanzar un nivel más elevado, puede verse la basura sobre todo de plásticos y nylon que queda depositada en la vía pública.

En ambos casos se trata de problemas generados exclusivamente por el ser humano, por los integrantes de una sociedad que está orientada al “use y tire” y que tarde o temprano tendrá que pagar esta desidia en su contra.

Es que la naturaleza nos pasará factura. Hoy el recalentamiento global es solo una muestra de ello. Las islas de plástico en los mares y océanos es otra, pero llegará el momento en que estos problemas serán tan graves que será difícil de revertirlos.

Todavía estamos a tiempo para evitar estas consecuencias, pero es necesario que comencemos a ocuparnos hoy de estos temas, porque en caso contrario quizás cuando nos ocupemos ya será tarde.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...