Más que una emoción un acto de justicia

Año a año la Teletón viene alcanzando una y otra meta y aún cuando hay diferentes visiones en referencia a quién en realidad es el que más aporta a través de las donaciones de las empresas y del público en general. Si es el Estado que permite la deducción de parte de lo donado de los impuestos que deben abonarse o si las empresas que deben hacer frente al resto, o el público de todas las condiciones sociales que también pone lo suyo.
Pero también conmueve la contribución de mucha gente de los medios de comunicación masiva y de los propietarios de los mismos que se prestan para un fin tan loable como es esta obra, que goza del más alto prestigio dentro de la comunidad. La transparencia en el uso de recursos, la “rendición de cuentas”, debidamente verificada, son elementos que han prestigiado esta obra en la comunidad. Ni que hablar de los testimonios de chicos que han pasado o están integrado a la comunidad de Teletón.
Cerca de dos mil niños y adolescentes ha atendido Teletón el último año en sus dos centros, el de Montevideo y el de Fray Bentos.
Sólo el trabajo conjunto y en equipo de la gente que se integra a la Teletón, es una experiencia memorable, es una forma de trabajar unidos, compartiendo el mismo objetivo y sobre todo sintiendo que se está contribuyendo a una obra dignificante de la persona.
Como se ha indicado, más que la recuperación en todo lo posible de los chicos con capacidades diferentes, que es sólo el instrumento, el medio, el fin último es lograr una sociedad inclusiva. Vale decir, una sociedad donde toda persona “normal” o con capacidad diferente sea tratada de la misma forma porque sucede que muchas veces los “normales”, tienen tantas o más discapacidades, aunque no físicas, que los demás.
Teletón es una obra que llega al corazón y vaya si esto es válido, porque significa la expresión de simpatía y el afecto que despierta esta obra en la población uruguaya, pero mucho más que esto, hay que entender que el verdadero fin debe ser obtener una comunidad en la que las personas con capacidades diferentes sean consideradas exactamente iguales. En momentos de escribir estas líneas la meta recaudatoria estaba muy lejos de ser alcanzada, pero se confiaba en obtenerla a pesar de que este año las condiciones existentes para el éxito deseado son diferentes a las de años anteriores.
De todas formas, sería importantísimo que hoy la noticia fuera que nuevamente Teletón alcanzó la meta propuesta porque estaría haciendo realidad el eslogan de este año, que apoyando la Teletón “Crecemos todos”.