Más sobre Salto Grande

Tal como hemos destacado en los últimos días, Salto Grande es una obra maravillosa, que tiene sobrados motivos para ser considerada como un emblema a nivel regional.

Una obra en la que se utilizó tanto cemento como el que demandaría la construcción de mil edificios de treinta pisos (ninguno de los hoy existentes en Salto llega siquiera a la mitad de esta cantidad de pisos).
Esto sin olvidar que de todas formas el sueño de aquellos visionarios que la impulsaron tiene muy poco que ver con lo que se concretó.
Para refrescar la memoria de muchos jóvenes y no tan jóvenes que no tuvieron la suerte de vivir aquellas etapas de la construcción de la represa, reseñamos los usos múltiples de la obra abrigados por quienes soñaron esta construcción durante tantos años.
La generación de energía, prácticamente el único objetivo que se cumplió debidamente de los seis que alentaba el proyecto inicial, era el cuarto entre los que abrigaban ellos.
Los objetivos eran:
1) El uso del agua del río para fines domésticos y sanitarios.
2) Lograr la plena navegabilidad del río, salvando el escollo que representaban las cascadas de Salto Grande.
3) Usar el agua del Río Uruguay para el riego y fomentar así la producción en las 100 mil hectáreas en cada margen del río, que podrían ser regadas con el agua del embalse.
4) Producción de energía mediante el aprovechamiento de la fuerza del río que se transformará en energía eléctrica.
5) Fomentar la riqueza ictícola del curso de agua, mediante incluso la siembra de alevinos o peces juveniles.
6) Fomentar y apuntalar el Desarrollo Regional.
Como notará el lector de aquellos objetivos poco es lo que se ha logrado. Sin desconocer el generoso aporte que realizan los delegados uruguayos actuales y algunos de los jerarcas de la obra, para la conformación del Fondo de Salto Grande, el gran sueño de aquellos visionarios, que pensaban ver a la obra convertida en un gran polo de desarrollo de la región, sigue durmiendo, porque los gobiernos nacionales nunca los apuntalaron.
El canal de navegación de 13 Km. proyectado para ser construido en margen Argentina, quedó restringido a una esclusa en ociosa en la represa. Nunca se construyó, la esclusa de aguas abajo, en Salto Chico y menos el canal de 13 Km en suelo argentino que permitiría salvar el obstáculo de la represa por parte de las embarcaciones.
Quizás sea la muestra más elocuente entre lo que se proyectó y lo que hoy tenemos. La evaluación queda a cargo del lector…

Alberto Rodríguez Díaz







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...