Medida plausible

Lamentablemente lo habitual en materia de información, “la noticia”, suele ser una acción, un hecho, negativo y nunca positiva. Técnicamente es lo que más atrae, el desorden y no el orden, la maldad y no la bondad. Esto tiene que ver incluso con la propia naturaleza humana.

Es por eso que no queremos dejar pasar desapercibida la medida impulsada por el Centro Comercial e Industrial de Salto y la Intendencia Departamental, en referencia al cobro de las bolsitas de nylon.
Polémica aparte si contaminan mucho o poco, es innegable que se trata de una de las acciones que requiere muy poco de nuestra parte para evitarla y en cambio nos proporciona mucho en materia sobre todo de aspecto, de imagen, porque nadie puede ignorar el lamentable aspecto que dejan las bolsitas de nylon colgadas de los árboles por el viento y sobre todo por las crecidas del río.
Esto sin descartar el enorme daño que hace a la fauna, cuando se descartan en el agua y los peces y otros animales las ingieren y se asfixian.
En esta misma línea nos hemos preguntado siempre ­¿Por qué cuesta tanto y nos demoramos tanto en proceder a la clasificación de los residuos domiciliares?
¿Es que no sirve iniciar la clasificación en el ámbito domiciliario?. Salvo que alguien nos demuestre lo contrario entendemos que de esta forma no sólo estaríamos facilitando la tarea del clasificador, sino que esencialmente estaríamos contribuyendo con el ambiente al evitar que vaya a parar a la naturaleza, muchos materiales que son perfectamente reciclables.
Hablamos del poliuretano, las “espumaplast” (poliuretano expandido) y varias formas más de utilización de los derivados del petróleo, regidos todos por la misma filosofía del “use y tire”, en una demostración innegable del derroche y una conducta irresponsable con el medio ambiente.
Lo que hoy debemos celebrar es la instalación voluntaria de la obligación de cobrar las bolsitas de nylon. Más allá que es una medida que pudo y debió ser adoptada mucho tiempo antes y probablemente con un costo mayor “que duela” porque de otra manera la contribución es insuficiente, lo que hoy debemos celebrar es precisamente que se haya hecho lo que muchos pudieron y debieron hacer antes y no lo hicieron.
Será una contribución escasa y tardía, pero seguramente es beneficiosa y como decían nuestros antepasados, “mejor tarde que nunca”.

A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...