Mejor, pero no totalmente a salvo

edEl mundo de la economía es de por sí  poco confiable.

Cuando además se trata de una economía pequeña, como la de Uruguay, comparándola con la de otras naciones, la confiabilidad es mucho más delicada aún.

En estos momentos una crisis pocas veces vista sacude a Europa y por extensión a todo el denominado “primer mundo”. Ni siquiera la mayor economía del mundo, y hasta hoy considerada por muchos aspectos también la mejor, como ha sido la de los Estados Unidos, no ha escapado a este tremendo sacudón de la economía y de allí que también enfrente un problema que está sacudiendo hasta sus raíces.

Europa abría ayer su sistema financiero con una gran expectativa, temiendo que el desplome de varias bancas nacionales, como  la española y la italiana, determinara un “lunes negro”, tan temido por los sistemas económicos en su conjunto.

Uruguay se ha mostrado confiado en lo que determina que es una realidad económica fuerte y saludable.

El propio presidente de la República – el mismo que ha venido aconsejando a la población que no se endeude demasiado para evitar malos trances – ha sostenido que no habrá otro 2002 para la economía nacional, cuando mucha gente y economías domésticas quedaron por el camino por la denominada crisis de los bancos.

Se habla de una realidad muy diferente, más saneada y más fuerte en toda la región para enfrentar estos avatares de la economía mundial, sin embargo Uruguay no puede ni debe olvidar que su economía es tan pequeña que depende en un altísimo grado de las exportaciones, sobre todo de materia prima, como carne, lana, madera, celulosa y granos.

Si la venta de estos denominados “comodities” cae en los mercados internacionales, seguramente Uruguay tendrá problemas.

Sería bueno recordar aquello que hablando en materia de economía Uruguay es tan chico y tan dependiente que “Argentina o Brasil estornudan y Uruguay se resfría”.

Es bueno obviamente que la economía de la región esté saneada y que se maneje con transparencia, pero aún neófitos en la materia, no es difícil entender que aún así es posible que haya sacudones para estos países, a consecuencia, sobre todo en cuanto a los mercados de destino de la producción regional.

En definitiva aún teniendo en cuenta que estamos en mejor posición para aguantar el sacudón, convendría tomar todas las medidas preventivas posibles, esto es, en el plano del país, como en el individual de cada economía, dado que es la mejor forma de enfrentar los momentos difíciles.







El tiempo

Ediciones anteriores

diciembre 2018
L M X J V S D
« nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

  • Otras Noticias...