Mientras nosotros divagamos, los delincuentes se siguen “floreando”

Las atribuciones de negligencia o falta de cooperación que se cruza la Policía, los fiscales, el Poder Judicial y el Poder Legislativo, es una pérdida de tiempo y un “divague” sensacional.
Mientras seguimos en esto y se piden renuncias, se anuncian interpelaciones, se apoya por una parte y se cuestiona por otra, la población que trabaja y procura vivir honestamente sufre las consecuencias de una delincuencia que cada día avanza más, se vuelve más audaz y gana más terreno.
Desconocer esta realidad hoy, sería torpe. Desconocer que algunos pretenden sacar provecho en su beneficio también. Ha sido siempre así y nadie está libre, estamos seguros que si la oposición fuera gobierno y este oposición, tendríamos la misma situación, es lo lógico.
Seguir afirmando que “pese a todo” estamos mejor que… y seguimos siendo el país más seguro de América Latina y demás, es torpe, es conformarnos con aquello de que mal de muchos consuelo de tontos…
Lo que aquí interesa es saber que el deterioro es cada día mayor, que vamos mal, que algo está fallando o al menos no está dando el resultado esperado.
Si alguien como el Director Nacional de Policía, un técnico con experiencia en la materia, salió a reconocerlo y a advertir que vamos mal, no hay nada – a nuestro juicio – que reprochar. Bienvenidas las advertencias, es un tirón de orejas para los que deberían reconocer que hay que ajustar o cambiar con urgencia algunas de las cosas que lejos de favorecernos nos han arrojado a la boca del lobo…
No queremos vivir en un país dominado por las mafias, donde haya que pagarles a ellas para vivir “más o menos tranquilos”, donde la mayoría de la población se mantiene ociosa y vive de los pocos que trabajan.
No ignoramos que predicar en este sentido es prestarse precisamente a los intereses de quienes quieren sacar provecho de la situación, pero esto, esta posición es tan negativa como esconder la cabeza para no ver la realidad.
Hay que tener la suficiente visión como para analizar los temas en profundidad, no sea que salgamos de “guatemala, para caer en guatepeor…”.
Todavía no vemos que se haya entendido que la única salida posible en esto comienza por unirnos, cerrar filas para detener la delincuencia. Si seguimos pensando que la seguridad es responsabilidad sólo de otro, que a nosotros no nos va a alcanzar el delito, y cosas por el estilo, sólo cabe esperar el auge delictivo que ya está agotando nuestra capacidad de asombro.
A.R.D.  







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...